Categorías
Política

Dura interna por el poder en JxC: la estrategia de Morales para desgastar a Rodríguez Larreta

Como una expresión directa del mapa inestable que dejó la victoria en las elecciones legislativas del 14 de noviembre, los principales dirigentes de Juntos por el Cambio dedicaron los primeros diez días del 2022 a dirimir la disputa de liderazgo entre Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales. Ambos se reunieron este lunes para pactar una tregua, aunque el segundo tiene una larga lista de reproches sobre el rol del PRO en la sociedad de JxC. No quiere que vuelvan a repetirse en el camino que los separa del 2023.

El alcalde porteño y el gobernador jujeño quieren ser candidatos presidenciales de JxC. El primero disputa el liderazgo de su partido, conducido por Patricia Bullrich, mientras el segundo viene de ser ungido, por tercera vez en su carrera política, como presidente del Comité Nacional de la UCR.

El norteño está convencido de que el PRO está empeñado en desgastar a la UCR dentro de JxC, para eternizar al partido en un segundo plano. El argumento victimiza al radicalismo dentro de la coalición de derecha que fundó en 2015, pero también refleja el interés de Morales por revertir esa situación y erigirse como el candidato más competitivo para disputar en 2023, aunque sabe que tiene dos o tres aspirantes dentro de su misma fuerza que podrían forzarlo a compartir sus ambiciones o resignarlas. Uno de ellos es el flamante diputado Facundo Manes, a quien apoya en su carrera política pero sin tanto apuro, y otro es el senador Martín Lousteau, referente del espacio Evolución UCR, que integran el diputado Emiliano Yacobitti y el exministro Enrique Nosiglia, los principales dirigentes del radicalismo porteño.Morales: desde su nombramiento como presidente de la UCR elevó su perfil nacional y planteó discrepancias dentro de JxC.Morales: desde su nombramiento como presidente de la UCR elevó su perfil nacional y planteó discrepancias dentro de JxC.

El jefe partidario sabe que las internas son parte de la esencia del partido que dirige. Pero no quiere que el macrismo se entrometa en dirimirlas. Se lo dijo a Rodríguez Larreta antes de la reunión que tuvieron este lunes en la Casa de Jujuy. Antes, lo acusó de ser el empleador de LousteauYacobitti y Nosiglia, y el promotor en las sombras de la fractura del bloque de la UCR en la Cámara de Diputados.

Los reproches de Morales tienen sus antecedentes. La intromisión que le adjudica al porteño para respaldar a Lousteau es sólo una parte de las conductas que enumera el jujeño. “Ustedes hacen operaciones de prensa todo el tiempo”, le habría dicho a los dirigentes macristas en una reunión donde enumeró otros hechos. También a Bullrich, a quien recibió en Jujuy antes de fin de año y se mostró a ella para deslizar una posible fórmula conjunta para desafiar a Rodríguez Larreta.

Hay cuestionamientos que se remontan a la campaña electoral previa de las PASO del 12 de septiembre. Apenas estrenó su precandidatura, Manes acusó al gobierno porteño de financiar la campaña de su entonces competidor, el ex vicejefe porteño Diego Santilli. La sospecha fue leída por Rodríguez Larreta como una traición y en la UCR aseguran que desde entonces el PRO hizo todo lo posible por relegarlo y enlodarlo por todos los medios posibles. Las explicaciones que el macrismo ventiló en esos días tirantes fue que el radicalismo había salido a jugar sucio, cuando ambas escuderías concluirían en una boleta común.Tregua áspera: Morales y Rodríguez Larreta finalmente se encontraron esta semana.Tregua áspera: Morales y Rodríguez Larreta finalmente se encontraron esta semana.

La lista incluye los argumentos que utilizó el alcalde para justificar su negativa a adherir al último pacto fiscal rubricado hace dos semanas, sobre el cierre del 2021. “Nosotros asumimos el compromiso con todos los argentinos de no apoyar el aumento o la creación de nuevos impuestos al trabajo, la producción. Vamos a cumplir ese compromiso, que ratificamos los cuatro gobernadores de Juntos por el Cambio”, dijo Rodríguez Larreta, en directa referencia a los otros tres mandatarios radicales que sí firmaron el pacto: el mendocino Rodolfo Suárez, el correntino Gustavo Valdés y Morales. Los tres se encargaron de dejar en claro que no iban a aumentar impuestos y así lo plantearon en la Mesa Nacional de JxC que convalidó ambas posiciones. Sin embargo para el jujeño la diferenciación que intentó el porteño fue innecesaria.

Las últimas heridas también pasan por la reforma de la ley que limita la reelección de los intendentes en la provincia de Buenos Aires. En ese punto sostiene que Rodríguez Larreta no contuvo a la exgobernadora María Eugenia Vidal, que se opuso a cambiar una norma insignia de su gestión bonaerense y provocó una votación divida en el bloque de JxC en la Legislatura.

Sin embargo, la pieza desequilibrante fue la decisión del PRO de negarse a participar de una reunión con el ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre la negociación con el FMI. El alcalde porteño fue el primero en negarse y quedó pegado a la posición más dura del PRO, liderada por Bullrich y Macri. Morales lo cuestionó pero mantuvo la negociación con el Gobierno y finalmente pudo acordar que toda la Mesa Nacional aceptara una reunión, aunque impuso una serie de condiciones que casi la hacen naufragar, porque el oficialismo los consideró como imposiciones.

Parte de ese capítulo se cerró este lunes en la Casa de Jujuy. El alcalde finalmente asistirá a la reunión junto a sus tres pares radicales y por ahora no hay una fecha concreta para el encuentro, pero ninguna fuente la relativiza, al menos por ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *