Categorías
Mundo Noticias

Delicado. El crecimiento de la economía china se desacelera por las restricciones del COVID y la crisis inmobiliaria

El crecimiento en la segunda economía más grande del mundo cayó a un 4% respecto al año anterior en los últimos tres meses de 2021, según mostraron el lunes datos del gobierno. En comparación, el trimestre anterior había crecido un 4,9%, y en los primeros tres meses de 2021 un llamativo 18,3%.

Los analistas advirtieron que la debilidad persistiría este año debido a los nuevos brotes de coronavirus y a la campaña contra la deuda. Eso podría tener repercusiones globales al deprimir la demanda china de acero, bienes de consumo y otras importaciones.

“Como todos han visto, el crecimiento interno está bajo presión”, dijo Ning Jizhe, jefe de la Oficina Nacional de Estadísticas, en una conferencia de prensa en Beijing el lunes.

Si bien China se recuperó rápido de la pandemia del coronavirus, aunque la actividad bajó por los controles sobre la deuda del sector de bienes raíces, lo que provocó una desaceleración en la construcción, un sector que sostiene millones de empleos. Eso avivó el nerviosismo de los consumidores a la hora de gastar y la ansiedad de los mercados sobre posibles suspensiones de pagos de las promotoras inmobiliarias.

También se redujeron las inversiones inmobiliarias y los nuevos proyectos de vivienda que han iniciado su construcción. Si bien el último trimestre fue “mejor de lo esperado”, según Larry Hu, jefe de economía de China de Macquarie Group, la economía enfrenta “múltiples vientos en contra” este año, especialmente de Omicron y el sector inmobiliario.

Hu dijo en una nota de investigación que el recorte de la tasa de interés del lunes indicaba que el Banco Popular de China ahora estaba listo para relajar aún más la política monetaria. Sospechaba que la tasa preferencial de préstamos de China, una tasa de referencia a la que los bancos comerciales prestan a sus mejores clientes, podría ser la siguiente.

“La presión a la baja persistirá en 2022″, dijo Tommy Wu, de Oxford Economics, en un reporte. Es probable que el gobierno ofrezca “apoyo regulador” para mantener el crecimiento anual por encima del 5%.Imagen de archivo de un hombre caminando frente a un muro con el logo de Shimao Group, con edificios residenciales y el distrito financiero de Pudong en el fondo, en Shanghái, China. REUTERS/StringerImagen de archivo de un hombre caminando frente a un muro con el logo de Shimao Group, con edificios residenciales y el distrito financiero de Pudong en el fondo, en Shanghái, China

El crecimiento del gasto al consumo, el principal impulsor de la economía, cayó a apenas el 0,2% en diciembre respecto al 3,9% del mes anterior. El crecimiento de la inversión en fábricas, bienes raíces y otros activos fijos perdió impulso, al 1,7%, en comparación con el 4,9% del año anterior, ya que los promotores cancelaron o aplazaron planes de construcción.

También se redujeron las inversiones inmobiliarias y los nuevos proyectos de vivienda que han iniciado su construcción. El atribulado desarrollador inmobiliario chino Evergrande, que tiene unos 300.000 millones de dólares en pasivos totales, ha estado luchando para pagar sus deudas y recientemente se le ordenó demoler unas pocas docenas de edificios en el país. Los analistas han estado preocupados durante mucho tiempo de que un colapso de Evergrande podría desencadenar mayores riesgos para el mercado inmobiliario de China, perjudicando a los propietarios de viviendas y al sistema financiero en general.

Las estadísticas del lunes mostraron que la inversión inmobiliaria creció un 4,4% el año pasado. Sin embargo, diciembre marcó una recesión significativa: la inversión se desplomó un 13,2% solo en ese mes, según una estimación de Chaoping Zhu, estratega jefe global de JP Morgan Asset Management.

“Esperamos una mayor debilidad [del sector de la vivienda] en los próximos trimestres en medio de las estrictas restricciones financieras para los desarrolladores”, dijo Julian Evans-Pritchard, economista senior de China para Capital Economics, en una nota de investigación el lunes.

Los economistas han advertido que el enfoque de China para contener el virus podría significar serios problemas para la economía en 2022. Goldman Sachs, el banco multinacional de inversiones, por ejemplo, recortó su proyección de crecimiento económico chino en 2022 de 4,8% a 4,3%, poco más de la mitad del último cifra del año. Esperan que el consumo sea el más afectado como resultado de las estrictas restricciones de Covid.Contenedores en el puerto de Shanghai, China. 
REUTERS/Aly SongContenedores en el puerto de Shanghai, China

Los débiles datos de ventas minoristas de diciembre ya muestran evidencia de cuán disruptivo se está volviendo el coronavirus en China.

“El rebrote regional y los bloqueos, así como los cuellos de botella en el suministro en la industria automotriz, pesaron sobre el consumo”, dijo Zhu de JP Morgan Asset Management.

Ahora, la amenaza que representa Omicron para las fábricas y las cadenas de suministro está agravando el problema.

La congestión de barcos en los puertos chinos ha empeorado recientemente a medida que más ciudades implementan estrictas restricciones de COVID debido a los brotes. Algunos lugares también están endureciendo las políticas de prueba antes de la temporada del Año Nuevo chino que comienza el 31 de enero.Un hombre con mascarilla observa varios objetos de decoración para la celebración del Año Nuevo Lunar en un puesto de venta en el interior de un mercado de Pekín, China, el 14 de enero de 2022. REUTERS/Tingshu WangUn hombre con mascarilla observa varios objetos de decoración para la celebración del Año Nuevo Lunar en un puesto de venta en el interior de un mercado de Pekín, China, el 14 de enero de 2022.

La terminal de Shekou en Shenzhen, por ejemplo, ha comenzado a restringir a los camioneros que traen contenedores cargados. A partir del viernes, los camioneros solo pueden ingresar a la terminal si tienen reservas para contenedores destinados a la exportación en embarcaciones que lleguen dentro de los tres días, según un comunicado reciente del operador.

Los nuevos desafíos económicos probablemente significan, sin embargo, que el gobierno chino tendrá que tomar medidas más drásticas para que todo funcione sin problemas.

Antes de que el banco central recortara las tasas de interés el lunes, ya había comenzado a aflojar en ciertos sectores. El mes pasado, recortó tanto el índice de requisitos de reserva, que determina cuánto efectivo deben tener los bancos en reserva, como la tasa preferencial de los préstamos.

La Conferencia Central de Trabajo Económico, un evento realizado por los principales líderes chinos en diciembre para decidir la dirección de la política en 2022, también indicó que las autoridades están dispuestas a tomar medidas más agresivas este año. En esa reunión, el gobierno señaló que sería proactivo con respecto a la política y espera priorizar la inversión en infraestructura y apoyar los mercados de vivienda comercial.

Pero Zhu de JP Morgan Asset Management señaló que estas medidas no parecen haber sido suficientes todavía. Los préstamos bancarios al sector privado, por ejemplo, aún no se han recuperado significativamente.

“Esto sugiere que la confianza empresarial no se ha restaurado”, escribió. “Por lo tanto, es esencial una mayor relajación de las políticas en un horizonte de tiempo más largo”.

Zhu espera que el banco central realice más recortes en la tasa preferencial de los préstamos en los próximos meses. China también podría permitir que los gobiernos locales emitan más bonos especiales en 2022. Dichos bonos financian principalmente proyectos de infraestructura, lo que puede ayudar a estimular la inversión y crear más empleos.

“Con estas políticas a la vista, la perspectiva de crecimiento de China puede estabilizarse y se puede lograr un crecimiento del PIB del 5% en 2022″, dijo Zhu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *