Categorías
Mundo Noticias

A 120 años del mítico rascacielos Flatiron de Nueva York

Construido en 1902 por Daniel Burnham, arquitecto de la escuela de Chicago, es uno de los edificios característicos de Nueva York. Originalmente se le llamó Edificio Fuller, en honor al fundador de la empresa que lo construyó. Pero con el tiempo se impuso el apodo con el que siempre se conoció, Edificio Flatiron, refiriéndose a su planta en forma de cuña, que recuerda la forma de una plancha doméstica de la época.

Aquellos primeros rascacielos fueron una de las expresiones arquitectónicas con las que se consolidaba la civilización industrial, su altura representaba simbólicamente su poderío y su fundamento esencial de belleza. Este tipo de edificación es uno más de los artefactos de progreso nacido del desarrollo tecnológico moderno en la escuela de Chicago, de la que Burnham formaba parte, con la idea de organizar el funcionamiento de la ciudad en el centro. A la cristalización de esta idea ayudaron la utilización del acero como material constructivo, las herramientas eléctricas y la invención del ascensor por Elisha Otis en 1853.

Los primeros nacieron con la intención arquitectónica de embellecer la ciudad y de ser símbolos de la era industrial. En su diseño y concepción reunían todos los argumentos clásicos demostrando el profundo conocimiento que sus autores tenían de la historia con la que compartían la búsqueda de la armonía y el cuestionamiento de la dimensión orgánica de la naturaleza que inspiró las grandes obras de la Antigüedad.

Toda la concepción del edificio está basada en el principio de una columna griega clásica, la base, el cuerpo principal y el capitel.
Toda la concepción del edificio está basada en el principio de una columna griega clásica, la base, el cuerpo principal y el capitel.

CONCEPTO Y DISEÑO

Situado junto al parque Madison Square, y muy cerca del Empire State Building, yendo hacia el sur por la 5ª Avenida, su forma de cartabón rompe la rigurosa traza ortogonal de Manhattan.

Toda la concepción del edificio está basada en el principio de una columna griega clásica, la base, el cuerpo principal y el capitel.

El edificio está dividido en tres partes, la base de piedra caliza beige almohadillada con ventanas recubiertas de cobre, el cuerpo principal de ladrillos de color pálido y terracota con miradores ondulados y el capitel representado por arcos y columnas coronados por una proyectada cornisa y un techo plano con balaustrada.

El Flatiron es un atractivo diseño en el que Burnham combinó elementos de la arquitectura renacentista francesa e italiana.
El Flatiron es un atractivo diseño en el que Burnham combinó elementos de la arquitectura renacentista francesa e italiana.

El carácter de columna griega fue reforzado por la proa redondeada, creando la ilusión de una columna independiente y colosal. Visto desde otro ángulo, parece ser sólo una pared plana recubierta de ventanas.

El Flatiron es un atractivo diseño en el que Burnham combinó elementos de la arquitectura renacentista francesa e italiana en un esfuerzo por atraer empresas a este antiguo barrio residencial que en ese momento buscaba una nueva orientación comercial.

SU ESTRUCTURA

Su estructura es un esqueleto metálico, en el que se emplearon más de 3.500 toneladas de acero.
Su estructura es un esqueleto metálico, en el que se emplearon más de 3.500 toneladas de acero.

Su estructura es un esqueleto metálico, en el que se emplearon más de 3.500 toneladas de acero, que se conjuga con un cerramiento de piedra caliza y terracota que no es de carga, las paredes se “colgaron” de ese esqueleto.

El edificio Flatiron tiene 22 pisos y 87 metros de alto siendo uno de los rascacielos más antiguos de Manhattan. Las plantas estaban divididas en pequeñas oficinas, aproximadamente 20 por una, con puertas de interconexión.

Por primera vez la construcción de un rascacielos con estructura de acero en su totalidad se pudo presenciar públicamente, un acontecimiento que tuvo una gran respuesta y que fue inmortalizado por los fotógrafos Edward Steichen y Steiglitz Alfred.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *