Categorías
Noticias Sociedad

Los barbijos para la vuelta a clases: cuáles sirven y cuáles no

A un mes del comienzo de las clases, Nicolás Kreplak, el ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, puso el foco sobre una medida que antes había sido menospreciada para evitar los contagios de coronavirus en las escuelas. Pidió que se reemplacen los barbijos de tela por otros de “calidad”.

¿Cuáles son los barbijos de “calidad”? ¿Qué pasa con los de tela? ¿Cuáles están en falta en Argentina? ¿Cuáles son los mejores tapabocas para las y los niños?, son algunas de las preguntas que surgen.

Con la expectativa de que para el 2 de marzo, comienzo del ciclo lectivo 2022 en esa jurisdicción, ya hayan descendido los positivos récord de la tercera ola, el funcionario del gobierno de Axel Kicillof dijo que son ellos quienes deben “garantizar el uso de barbijo de calidad”.

Así, la noticia es que ya no van más los tapabocas caseros, desde ahora, barbijos quirúrgicos, especialmente, los N95 o KN95, en las escuelas bonaerenses.

La clave de mejorar la protección en nariz y boca es que, dice Kreplak, “ahora con la vacuna no es indispensable que garanticemos la distancia”. Según confirmaron a Clarín desde el Ministerio de Salud bonarense, ya se está estudiando cómo será la implementación de este pedido de Kreplak en las escuelas. 

La Provincia cerró la semana con un 33% menos de casos que la anterior. “Tiene que ver con que Ómicron tiene un tiempo de incubación más corto, sobre todo en las personas vacunadas se reduce a cinco días la capacidad de contagio”.

¿Cómo será el acceso a estos barbijos?

“Tenemos que tratar de cambiar el tapaboca de tela por uno de calidad”, marcó el ministro de Salud. Acentúa en la instancia ahora necesaria de que tengan una mejor protección, “con mayor capacidad de filtro”. La idea es que, “desde primer grado”, en las aulas se usen estas mascarillas en particular y anticipó que “el objetivo” de la Provincia “es proveerle el barbijo a los chicos para que usen de calidad”.

Desde el Ministerio de Salud de la Provincia dicen a este diario que “lo que pasa es que muchos niños y niñas usan tapabocas de tela, con algún motivo (dibujitos) o algo similar. Y la tela no es tan efectiva como estos barbijos”.

¿Hay suficientes barbijos N95 o KN95 para abastecer a las escuelas, además de a los hospitales y los centros de testeo y vacunatorios? “Según el stock disponible, vamos entregando. El ministerio tiene millones de barbijos. Son compras centralizadas. No hay que comprarlos (especialmente). Es un insumo que siempre hay y obviamente siempre se repone”.

Ante la consulta sobre cómo se repartirán, si en la puerta de las escuelas o en algún punto en particular, o cada cuánto los renovarán, las autoridades sanitarias de Provincia aclaran que aún se está trabajando en la implementación.

“La estrategia arranca con la inscripción y relevamiento de pibes y pibas que no se vacunaron, por escuela”, dicen. Son 2.600 las escuelas bonaerenses. Eso arrancaría esta semana y Kreplak dará más detalles este martes en una nueva conferencia de prensa.

Los barbijos se entregarán a todos los alumnos, no sólo a quienes no hayan iniciado o completado el esquema de vacunación.

¿El mismo barbijo para todas las edades?

Elena Obieta, infectóloga de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), dice a Clarín que todo cambia según el nivel escolar. “No es lo mismo un chico de primaria que uno en quinto año respecto a cuidados”.

Ante las dudas sobre los barbijos, dice que “lo más importante es que empiecen la escolaridad presencial plena con todas las vacunas contra el Covid completas”. ¿Qué barbijo para quién? “Una cosa es el N95 (el barbijo rígido), que debería estar reservado para el personal de Salud que intuba pacientes o que hace testeos. No le pondría un N95 a todos los chicos“, detalla.

Hay una explicación. Obieta afirma que, por las dimensiones del rostro, “un chico puede que no lo tenga bien ajustado (porque no están adaptados para uso infantil en particular, sino laboral, para adultos) y lo puede babear”. Para ella, lo mejor sería un barbijo quirúrgico (como los que se usan en centros de salud, descartables, que no necesariamente son N95 o KN95), sobre uno de tela. “Y la distancia física”, agrega.

Para los adolescentes, sugiere que sí se usen sólo los descartables KN95, para cuando están en ámbito escolar al aire libre.

Una “vieja” y a la vez, “nueva” recomendación

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) lanzaron recientemente una nueva guía sobre qué barbijos son más efectivos para prevenir la transmisión de coronavirus. Y desaconsejaron el uso de tapabocas de tela, como dice Kreplak, porque ofrecen “menor protección”.

Frente a la propagación de la variante Ómicron a nivel mundial, finalmente reconocieron que los cubrebocas de tela no son tan efectivos y publicaron una serie de especificaciones en la que clasificaron las mascarillas.

“Los productos de tela holgada ofrecen la menor protección, los productos de tejidos finos en capas ofrecen más protección, las mascarillas quirúrgicas desechables bien ajustadas y las KN95 ofrecen aún más protección, y las mascarillas de filtración aprobadas por el Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional (incluyendo las N95) bien ajustadas ofrecen el mayor nivel de protección”, se lee en la página oficial.

En la Argentina, desde agosto de 2020, son furor los desarrollados a partir de materiales basados en nanotecnología. Científicos de la Universidad Nacional de San Martín, la Universidad de Buenos Aires (UBA) y el Conicet, en convenio con la Pyme textil Kovi S.R.L. desarrollaron el barbijo especial para la pandemia que más se ve en las caras argentinas. Y en marzo lanzaron una nueva versión, con capacidad filtrante para polvos y gotículas, de más del 97%. Después llegó otro modelo, de cuatro capas de protección.

Según el CDC, los barbijos de tela que pueden utilizarse deben tener múltiples capas y estar hechos con un tejido estrecho; contar con un alambre en la nariz, para ajustarlo bien; no debe dejar espacios libres a los costados ni debajo del mentón; y un tip para chequear su efectividad es que no deben filtrar la luz cuando se ubican contra un foco de luz. No se recomiendan los barbijos que tienen una capa o que incluyan una válvula.

¿Qué dicen sobre los N95? 

Los N95 son barbijos quirúrgicos. Los más efectivos. Al principio de la pandemia estaban destinados exclusivamente personal de Salud y de hecho se pedía evitar su uso en el resto de la sociedad, para que no haya desabastecimiento. Estos barbijos pueden filtrar el 95% de las partículas presentes en el aire cuando se usan de forma correcta: ajustados a la cara, limpios y secos. 

Según los CDC, los barbijos quirúrgicos descartables son otra buena opción, los KN95. Desde Provincia no aclaran si se repartirán esos o los que duran 7 días o más según las horas de uso. En las nuevas recomendaciones también indicaron que se puede combinar un barbijo quirúrgico y otro de tela encima para mejorar el ajuste y que se pueden hacer nudos con los elásticos atrás de las orejas.

Respecto a los barbijos para chicos, desde Estados Unidos surgió una recomendación particular:

“Elija una mascarilla o mascarilla de respiración bien ajustada, que el niño pueda usar correctamente. Una común (…) que no se ajusta bien o que es incómoda puede dar lugar al uso incorrecto o a que el niño se la quite con frecuencia, lo que reduciría sus beneficios. Elija un tamaño que llegue encima de la nariz del niño y debajo de su mentón, pero que no le dificulte la visión”, detalla la nueva guía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *