Categorías
Noticias Política

Rosario: un diputado santafesino propone pedirle ayuda a la DEA

Walter Ghione, diputado santafesino por el partido UNO, elevó un pedido al Ejecutivo provincial para que convoque a la agencia antinarcóticos de Estados Unidos (DEA) en la lucha contra el narcotráfico. La propuesta se conoce en medio de la conmoción por el triple crimen y la violencia que conmociona a Rosario.

La solicitud tuvo lugar a través de una comunicación del legislador con el titular de la Cámara baja santafesina, quien ofició de intermediario con el gobierno de Omar Perotti.

“La realidad del narcotráfico, los asesinatos y demás delitos relacionados con el crimen organizado no cesan de sorprender a los ciudadanos de la provincia, quienes sin ser expertos en criminalística notan que la situación está completamente fuera del control de las autoridades locales“, planteó el legislador, según replica el diario La Capital.

En un intento de contrarrestar los numerosos hechos violentos que se registran a diario, Ghione agregó: “Evidentemente nos encontramos en un debilitamiento institucional de la policía, la Justicia y de las autoridades políticas. Necesitamos reforzar esa lucha contra el crimen organizado, la lucha contra el narcotráfico y, si amerita acudir a ayuda externa, lo debemos hacer“.Agentes de la DEA, la agencia antinarcóticos de Estados Unidos.

Agentes de la DEA, la agencia antinarcóticos de Estados Unidos.

Como primer paso, dijo el legislador, hay que reconocer el problema. “Si negamos la realidad, no podemos decir que nos interesa solucionarla. Evidentemente, las autoridades y recursos locales que deben prevenir y combatir el narcotráfico y demás crímenes no tienen la capacidad necesaria para hacerlo”.

“Tampoco vemos que los anuncios de participación de fuerzas federales en nuestra provincia, haya propendido a cambiar la realidad… todo lo contrario. Ergo, debemos, mientras sea posible y antes de un desmadre irreversible, acudir a quienes pueden colaborar y ayudar“, añadió.

En consecuencia, dio pie a una iniciativa que propone convenios de colaboración con la DEA para investigar los delitos relacionados con la producción, transporte y consumo de drogas ilícitas en el territorio provincial.

Esta modalidad, sostuvo, cuenta con antecedentes en otros países latinoamericanos que sufren el mimo problema.

“La DEA es una agencia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos encargada de investigar delitos de orden federal relacionados al narcotráfico. Su personal es de unos 10.000 funcionarios, de los cuales aproximadamente la mitad son agentes antinarcóticos. A pesar de concentrar casi todos sus recursos en acciones policíacas en Estados Unidos, la DEA mantiene unos 500 agentes antinarcóticos distribuidos en 91 oficinas en 68 países“, escribió en los fundamentos de su pedido al presidente de la Cámara de Diputados.

Entre los casos más conocidos, resaltó el de México, donde la entidad norteamericana cuenta con una decena de oficinas en ciudades como Tijuana, Juárez, Monterrey y la Ciudad de México, entre otras.

“La mayoría de estas oficinas, normalmente establecidas en los consulados estadounidenses”, citó. Y añadió que los agentes están acreditados ante la Secretaría de Relaciones Exteriores y mantienen contacto formal e institucional con agencias policíacas y de inteligencia en México.

“El acuerdo indica que los agentes deben informar al gobierno mexicano sobre sus acciones, contactos y movimientos. Estos agentes realizan principalmente operaciones encubiertas, de inteligencia e investigación”, argumentó.

El ejemplo citado por el diputado no parece ser el más prometedor. El último informe oficial revela que el año pasado hubo al menos 7.000 desaparecidos en México, vinculados a la guerra entre narcos.

Desde que comenzó la llamada “guerra contra el narcotráfico” en 2006, con el presidente Felipe Calderón, y que continuaron los distintos gobiernos, se registraron 80.517 casos de desapariciones en el país.

Ghione dijo que además de México también hay que poner la mirada en las experiencias de Bolivia, Colombia y Perú.

“En nuestro país, al menos hasta 2019, la DEA, el FBI y los organismos del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos han mantenido pactos de cooperación y formación de agentes locales, colaborando en la lucha contra el crimen organizado, el narcotráfico y el lavado de dinero”, dijo.

Y añadió: “Somos el segundo país de América Latina que tiene un ‘fusion center’ (centro de reunión de inteligencia) entre organismos norteamericanos y argentinos, en la triple frontera. Por su parte, fueron públicas las operaciones de intercambio de información con la DEA que permitieron el secuestro de toneladas de droga junto a la Policía Federal y a la Gendarmería. La Argentina supo mantener al menos dos Grupos de Operaciones Conjuntas, uno en Salta y otro en Misiones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *