Categorías
Noticias Policiales

Un joven se ahogó mientras vacacionaba en Mendoza

La familia de Valentina Molla -su pareja, un sobrino y tres de sus hijos- salieron de José C. Paz, en provincia de Buenos Aires, y se fueron de vacaciones a Mendoza en enero de este año. Lo que para ellos era un viaje para relajarse y recorrer terminó de la peor manera: uno de sus hijos falleció ahogado en el parador “Bahía Los Sentidos”.

El lugar no estaba habilitado ni tenía sala de primeros auxilios preparada para una emergencia como la de esta familia.

“A mí me interesa que se haga algo para que esto no vuelva a pasar, porque a mi hijo ya nadie más me lo va a devolver”, reclamó la mujer en diálogo con Crónica.

VACACIONES QUE TERMINARON EN HORROR

En mitad de su viaje, el jueves 20 de enero, la familia decidió ir hacia la represa de Los Reyunos, uno de los centros turísticos principales que ofrece la ciudad de San Rafael. Ese día en realidad no tenían planeado nada, pero por la recomendación de una mujer de las cabañas que alquilaban terminaron yendo.

“Era como un sueño para nosotros porque no conocíamos, y estábamos súper contentos”, contó Valentina.

Por la hora que llegaron, todos los balnearios estaban llenos y cayeron “de rebote” en uno conocido como Bahía de Los Sentidos, “el único en el que había lugar” según aseguró.

Se organizaron, tomaron mates, y todo sucedió en picada. El sobrino volvió corriendo hacia ella diciendo que Joaquín -el cuarto de seis de los hijos de Valentina- se había ahogado.

Valentina Bolla y su familia, camino a Mendoza. (Crónica)
Valentina Bolla y su familia, camino a Mendoza

“Yo pensé que era una joda para que yo vaya al agua, hasta que me di cuenta que no y salí corriendo”, recordó la mujer.

En el lugar, un tumulto de gente desesperada se congregó cerca del joven desvanecido en la orilla. Hasta que lo buscaron y sacaron del agua pasaron alrededor de cinco minutos.

“Entre los turistas por suerte había médicos que empezaron a hacerle RCP constantemente. Se turnaban entre un médico y una médica”, relató Valentina.

25 minutos después, Joaquín reaccionó producto de las tareas de reanimación. El adolescente empezó a vomitar, y “hasta le volvió el color”.

“La médica dijo que había que llevarlo urgente a que lo atiendan porque Joaquín tenía pulso y respiraba. Yo pensé que mi hijo vivía”, expresó Valentina.

Lo llevaron en la camioneta del administrador del balneario hasta la sala de primeros auxilios más cercana, a media hora de la represa, en el pueblo 25 de Mayo. Según afirmó la mujer, el personal médico estaba en “shock”, para nada preparado para abordar una situación de emergencia.

Joaquín Fernández, el cuarto de los seis hermanos, falleció porque faltaban los elementos de primeros auxilios necesarios. (Crónica)
Joaquín Fernández, el cuarto de los seis hermanos, falleció porque faltaban los elementos de primeros auxilios necesarios

“Ya era tarde. Al rato salen y nos avisan que Joaquín había fallecido”.

“No querés creer que tu hijo ya no está, cuando hace media hora estaba vivo. Porque del balneario mi hijo salió respirando y con pulso. Pero no estuvieron los elementos necesarios para asistirlo. Esa es mi lucha”, aseguró Valentina.

UN BALNEARIO SIN HABILITACIÓN

Por su parte, César Quiroga, delegado de Recursos Naturales, denunció que “ninguno de esos lugares estaría habilitado como balneario”, ya que los mismos no cuentan con carteles de advertencia ni ninguna señalización que indique algún riesgo.

“Después nos enteramos que ese lugar no estaba habilitado como balneario. No había ningún socorrista, ni ambulancia, ni nada para dar primeros auxilios. Eso tiene que existir, porque son lugares privados, en los que uno paga una entrada”, protestó la mujer.

“Si fuera por mí yo no estaría. El que te duele es el que no está, me falta uno, yo en mi casa lo busco en cada rinconcito, y no lo encuentro, ni lo voy a encontrar más”, cerró Valentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *