Categorías
Mundo Noticias

Problemas para Boris Johnson: ya son cinco los altos funcionarios que renuncian en medio del “partygate”

¿Fin de fiesta para Boris Johnson? El caos en Downing St continuó este viernes a la mañana, con la quinta renuncia dentro de su gobierno en 24 horas. La jefa de la unidad de política del premier, Elena Narozanski se sumó a los otros cuatro funcionarios, que se fueron el jueves.

Nadie sabe aun si Boris podrá sobrevivir o ha entrado en su fase política terminal, después de que el 65 por ciento de los británicos consideran que “debe irse”, si la investigación policial sobre sus fiestas en Downing St durante el confinamiento por la pandemia lo encuentra “culpable”.

Boris habló este viernes a sus 80 empleados en Downing St, argumentando que “los cambios son buenos”, parafraseando a la obra El Rey León.

Fue su manera de explicar las cinco renuncias que conmovieron a Westminster desde el jueves por la noche, cuando los diarios británicos estaban en pleno cierre.

Cuatro de los asesores principales del premier británico dejarán el Número 10, en un éxodo masivo de Downing Street, en medio de las consecuencias del escándalo de las fiestas en 2020 y 2021, cuando el reino estaba bajo fuertes restricciones por el Covid-19.

No se sabe si es el inicio de una renovación del gabinete o el desmoronamiento del equipo del gobierno en estas horas. Pero Boris prefiere asegurar que es parte del cambio que prometió en la Cámara de los Comunes, cuando el Informe Gray lo acusó de “falta de liderazgo” y un managment caótico en la casa de gobierno, cargado de consumo de alcohol.

Un vocero de Downing St reveló el jueves por la noche que tanto Dan Rosenfield, el jefe de gabinete del primer ministro, como Martin Reynolds, el principal secretario privado de Johnson, dejarán sus cargos. Seguirán ejerciéndolos hasta que les encuentren reemplazantes.

El anuncio de su partida se produjo pocas horas después de que otros dos asesores clave del primer ministro, el jefe de prensa Jack Doyle, y la jefa de política Munira Mirza, también renunciaran.La residencia de Downing Street en Londres, escenario de fiestas en plena cuarentena por la pandemia. Foto: EFE

La residencia de Downing Street en Londres, escenario de fiestas en plena cuarentena por la pandemia

¿Reorganización ministerial?

El primer ministro prometió esta semana una reorganización del Número 10 de Downing St, tras la publicación del informe de la funcionaria Sue Gray sobre las afirmaciones del “party gate” durante el confinamiento.

Pero la renuncia de Munira Mirza el jueves por la tarde por las declaraciones de Boris sobre por qué el líder laborista y ex procurador de la corona, Sir Keir Starmer no había procesado al pedófilo Jimmy Saville y sí lo hacía permanentemente con periodistas, habría acelerado esta catarata de partidas.

Johnson se vio obligado a presentar sus planes de reorganización tras el sorpresivo portazo de Mirza. Ella renunció por la forma en que el premier intentó desacreditar al jefe de la oposición.

Tanto Rosenfield como Reynolds, dos de los renunciantes, se han visto envueltos en las múltiples denuncias de fiestas para romper el confinamiento en Downing Street.

En medio de varias afirmaciones, un correo electrónico filtrado reveló cómo Reynolds había invitado al personal a una fiesta, bajo la consigna de “trae tu propia bebida” , en el jardín de Downing St , durante el primer confinamiento nacional del Reino Unido, en mayo de 2020.

El vocero dijo que Rosenfield y Reynolds, que regresarán al Foreign Office, continuarían en sus funciones mientras se nombra a sus sucesores.

Un portavoz de Downing Street dijo que el primer ministro les había “agradecido a ambos por su importante contribución al gobierno y Downing St incluido el trabajo en la respuesta a la pandemia y la recuperación económica”.

Protagonistas

Rosenfield fue designado por Johnson a fines de 2020 luego de la conflictiva partida del ex asesor principal, Dominic Cummings, que hoy filtra fotos y datos para echarlo del cargo.

El jefe de prensa saliente también se vio envuelto en el “party gate”, que hoy amenaza el futuro político de Boris Johnson.

Más temprano el jueves, se confirmó que Doyle había dejado su puesto como director de comunicaciones.

Se informó que le dijo al personal que las últimas semanas en Downing Street habían “afectado terriblemente” su vida familiar.

Doyle, ex periodista, se unió al equipo de Downing Street de Johnson a principios de 2020, tras la victoria de los conservadores en las elecciones generales.

Recientemente fue involucrado en el escándalo de la fiesta, cuando se informó que pronunció un discurso y entregó premios, en una supuesta fiesta de Navidad en Downing Street, en diciembre de 2020.

Además de reconocer el impacto de unas pocas semanas turbulentas en el Número 10, también se informó el jueves que Doyle le dijo al personal que siempre había tenido la intención de servir en el gobierno solo durante dos años.La residencia oficial de Downing St. en plena ebullición. Foto: AFP

La residencia oficial de Downing St. en plena ebullición

Los argumentos

La noticia de la partida de Doyle llegó poco después de que se revelara que Mirza había renunciado a su puesto de 145.000 libras esterlinas al año como jefa de políticas del primer ministro.

Citó la “acusación difamatoria” de Johnson de que Sir Keir era el culpable de que Savile, un prolífico delincuente sexual, no fuera procesado.

En su carta de renuncia al primer ministro, publicada por la revista The Spectator, Mirza escribió: “Creo que estuvo mal de su parte insinuar esta semana que Keir Starmer fue personalmente responsable de permitir que Jimmy Savile escapara de la justicia”.

“No había una base justa o razonable para esa afirmación. Este no fue el corte y empuje habitual de la política. Fue una referencia inapropiada y partidista a un caso horrendo de abuso sexual infantil”, escribió.

En su interpelación parlamentaria, Boris había acusado a Sir Keir Starmer, procurador de la corona, de no haber procesado al pedófilo Jimmy Saville cuando estaba en ese cargo. La acusación fue rechazada por todos los partidos y legisladores de la Cámara de los Comunes porque Sir Keir no estaba a cargo de ese caso.

Este viernes el secretario de salud Sajid Javid dijo que Boris “habla aclarado sus declaraciones personalmente” al líder laborista Sir Keir Starmer. Fue él quien explicó que las renuncias en Downing St son parte “de los cambios” que Boris proyecta implementar.Munira Mirza, una de las funcionarias que pegó el portazo. Foto: AFP

Munira Mirza, una de las funcionarias que pegó el portazo

¿Final de partida?

Pero no todos le creen . Una buena parte considera que las renuncias se precipitaron tras la dimisión y la fuerte carta de su amiga y jefa de política Munira Mirza. Una tumultuosa partida de una persona que lo conocía y estimaba desde hace muchos años y que no soportó la acusación a Starmer y su falta de disculpas públicas.

El ministro de finanzas Rishi Sunak, que se menciona como eventual reemplazante del primer ministro, se distanció de Boris con sus comentarios sobre Sir Starmer.

En la elección realizada en Southend West para reemplazar al diputado conservador Sir David Amess, asesinado por un jihjadista, aparecieron votos escritos pidiendo a Boris Johnson que se vaya.

El primer ministrio conservador y Brexitier había prometido un recambio completo en el gobierno para recuperar la falta de liderazgo que denunció Sue Gray en su informe. Pero en estas horas se ve a un primer ministro que ha perdido el control del gobierno y a sus funcionarios más fieles. Un caos que lo muestra acosado y sin salida.

Pero hasta ahora no hay quien lo reemplace efectivamente. Si pierde el voto de confianza y si convocan a elecciones generales, los conservadores las pierden. Por eso Boris puede permanecer un poco más de tiempo en el gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *