Categorías
Noticias Política

En Salta los colegios están obligados a reconocer el cambio de identidad de género de estudiantes

A partir del 15 de diciembre del año pasado entró en vigencia la resolución Nº 635/21 del Ministerio de Educación de la Provincia, que establece el protocolo para registrar el cambio de identidad de género que realicen estudiantes.

Esta normativa se aplica en todas las instituciones educativas de gestión estatal y privada de todos los niveles y modalidades, en el marco de la Ley Nº 26.743, de identidad de género, del año 2012.

Ayer, cuando se conmemoró el sexto aniversario del fallecimiento de Lohana Berkins, quien fuera una de las impulsoras de esta ley nacional, hubo una actividad en la plazoleta IV Siglos para difundir la nueva resolución. Fue organizada por organismos estatales y organizaciones de la diversidad.

El protocolo que se aprobó indica los pasos que se deben cumplir para aplicar la ley de identidad de género en escuelas y colegios de Salta, e incluye los formularios que se deben llenar. Allí se aclara que no hace falta el cambio de DNI para realizar este procedimiento.

“Si saben de un sobrino o hijo que ha hecho un cambio de identidad, pueden ir con la resolución a su escuela o colegio y hacer respetar la ley”, expresó la directora del Observatorio de Violencia contra las Mujeres, Ana Pérez Declercq.

La funcionaria calificó como “necesaria” esta resolución. Mencionó que esta se gestó luego de una reunión entre el Observatorio y la cartera educativa, poco tiempo después de que se hallaran los restos del adolescente Santiago Cancinos, más conocido como Gala, lo que develó “la importancia de que Educación reconozca las identidades diversas”.

Recordó el caso de un colegio privado que el año pasado comunicaba que, si una persona hacía un cambio de identidad, no sería admitida al año siguiente y debería buscar otra institución.

Mary Robles, coordinadora de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros (Attta) Salta y NOA y representante en la Federación Argentina LGBT manifestó que este protocolo implica “un avance importantísimo”.

“La educación se nos ha negado históricamente porque no nos reconocían la identidad de género. Con esta resolución avanzamos un poco más y no vamos a sentirnos perseguidas ni discriminadas en las instituciones educativas. Que los chicos sean felices y se preparen, que les espera un futuro mucho mejor que el que yo tuve y que el que tenía nuestra comunidad antes”, pronunció.

Pérez Declercq dijo que va a ser muy importante que desde el Ministerio difundan esta resolución como un derecho que tienen los estudiantes y que deben hacer valer. Si son menores de 18 años, necesitan la firma de la madre, padre o tutor. Si ellos se niegan a hacerlo, prima el interés superior del niño, niña o adolescente y el colegio debe darle el respaldo y la garantía del derecho.

“La institución educativa vela por los derechos de ese niño o niña. Así como cuando uno no accede a la comida o a la salud y el colegio tiene que alertar que tiene vulnerados sus derechos; en este caso, igual: es un derecho más, el derecho a la identidad”, enfatizó.

La experta mencionó que el cambio de identidad en el DNI “es un derecho, pero no una obligación”. Dijo que muchas personas optan por no hacer el cambio en el documento y solo lo hacen en alguna institución.

Piden más apoyo institucional

Pérez Declercq consideró que falta un espacio institucional de acompañamiento a las familias de niños, niñas y adolescentes que hacen un cambio de identidad y mencionó que, “muchas veces, esto aparece a edades muy tempranas”. 
Advirtió que la falta de comprensión del tema y de apoyo a los niños y niñas puede generarles mucho daño. Señaló que es clave la tarea que pueden realizar las escuelas.

La especialista explicó que, cuando aparece un cambio de identidad, algunas familias intentan “corregir” esto de alguna manera y advirtió que esto causa daño en la salud física y psíquica de ese niño o niña.
Comentó que Salta tiene una de las tasas más altas de suicidio en la adolescencia y dijo que esto se vincula también con la identidad de género: “Cuando la persona no puede vivir su identidad y tiene todo el tiempo que aparentar algo que no es, termina dañándose su psiquis. Muchos no encuentran otra salida más que el suicidio”.

“Como sociedad en su conjunto tenemos que acompañar a las adolescencias y niñeces trans o diversas, pero las instituciones educativas tienen que abrir estos espacios a la diversidad”, planteó la experta. “Es importante que se trabaje desde las políticas públicas y desde la sociedad y la escuela es un lugar fundamental para esto”, agregó.

Espacio de intercambio

Pérez Declercq es facilitadora de Crianzas Diversas, un espacio de intercambio que se sostuvo durante el año pasado entre familias que tienen hijos niños o adolescentes que se consideran trans, no binarios o con otra identidad u orientación sexual.     
Para contactarse con ellos, buscar “Crianzas Diversas Salta” en Instagram y Facebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *