Categorías
Noticias Política

Acuerdo con el FMI: el Frente de Todos piensa en “dar libertad de acción”

Las esquirlas del estallido que generó el portazo de Máximo Kirchner a la jefatura del bloque oficialista de Diputados todavía se sienten y el desenlace es incierto. ¿Libertad de acción frente a la votación del acuerdo con el FMI, o no? Esa es la cuestión en el Frente de Todos. Detrás de la bandera de unidad, el discurso es de consenso. Pero la decisión final, aseguran los propios legisladores, los excede y dependerá del acuerdo, o no, al que llegue la primera línea de conducción de la coalición.

“Si hay libertad de acción en un tema como este, ya está, es una fractura expuesta irremontable. El fin de la alianza de Todos”, señala un legislador, preocupado. “Después de la carta de Máximo, no hay forma de acompañar y votar todos juntos. A lo sumo será abstención. Pero el acuerdo va a salir igual, con apoyo de parte de la oposición”, indica otro, quitándole dramatismo.

Por ahora, mucho ruido y pocas certezas. El presidente Alberto Fernández y el propio ministro Martín Guzmán están afuera del país. La vice, Cristina Kirchner, permanece en silencio y Sergio Massa -que ayudo en las negociaciones con Washington y destacó el entendimiento- trabaja para reconfigurar una nueva mesa, más amplia, de conducción del bloque del FdT en la Cámara Baja junto al reemplazante de Máximo, Germán Martínez.

Martínez repitió casi como un mantra que “se buscará el consenso” en el tema FMI. “Para el poroteo falta, ahora hay que hablar mucho entre nosotros y debatir internamente para tratar de llegar al mayor consenso posible”, aseguró a Clarín apenas asumió.

La massista Cecilia Moreau, vicepresidenta de la bancada y de buena relación con Máximo explicó que el jefe de la Cámpora “no se sintió contenido” pero que no va a “obstruir ni influir sobre la decisión de nadie”.

“Yo no sé qué va a hacer La Cámpora como organización, sí sé que tenemos compañeros dentro de la diversidad del FdT que están a favor del acuerdo así como está, sin condicionamientos, y hay otros que tienen diferencias, preocupaciones y situaciones”, reconoció en una entrevista a Futurock.

Cecilia Moreau agregó: “Es debate político no libertad de acción. Todo se va a debatir. Los temas siempre se discuten y después nadie le pone un arma en la cabeza a un compañero para que vote una cosa u otra. Todos somos dirigentes políticos parte de este gobierno. Mucho diálogo, laburo en conjunto , respeto personal y conducción política”.

“La libertad de acción, o no, también será motivo del acuerdo interno al que se llegue. Yo fui como candidato a diputado en la boleta de Alberto Fernández. Lo represento a él, al mi gobernador de Entre Ríos, los intendentes. No tengo que esperar directiva o preguntar. Tengo claro la necesidad de apoyar este acuerdo para poder avanzar”, asegura el legislador Marcelo Casaretto.

Y agrega: “Somos un proyecto de país, una coalición de Gobierno, no una fuerza testimonial”.

Su visión representa la del grueso de los diputados de las provincias y sus gobernadores.

Sin embargo, hay un sector con ambiciones políticas a futuro que preferiría no quedar “pegado” votando este acuerdo, pero que priorizan la “obediencia partidaria”. Son los que peor ven que termine habiendo “libertad de acción”.

“Quieren tener preparada la bandera de ‘yo no voté este acuerdo’ para desmarcarse a futuro y salvarse solos. Lo que no entienden es que todos estamos en el barco de Alberto, si se hunde él nos hundimos todos”, apunta un peronista.

Muchos coinciden en que cuanto más se acerque la elección del año que viene más van a surgir los personalismos. Sin embargo, frente a un Juntos por el Cambio unido, no hay margen, reconocen, para quebrarse. Debe primar la unidad.

Mientras tanto, la posibilidad de una primera reunión de bloque, todos juntos, con el nuevo presidente de bloque, no está en agenda aún.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *