Categorías
Noticias Policiales

Atendió un llamado, salió de su casa y desapareció: lo encuentran enterrado con un balazo en la cabeza

Un joven de 19 años fue asesinado de un balazo en la cabeza y su cuerpo hallado casi una semana después, enterrado al costado de un camino rural de la localidad misionera de Bernardo de Irigoyen, en la frontera con Brasil.

Los investigadores sospechan que el crimen sería un ajuste de cuentas vinculado al tráfico ilegal de mercaderías entre ambos países.

Ariel Camargo de Lara desapareció el jueves de la semana pasada en horas de la madrugada, poco después de atender un llamado telefónico. El joven, que es padre de una beba de dos años y este lunes hubiera cumplido 20 años, habría sido ejecutado por un primo lejano que ya está detenido. Se trata de Nicolás Eduardo de Lara, de 18 años.

La de Camargo de Lara es la tercera ejecución que se registra en Bernardo de Irigoyen en los últimos tiempos. Los dos homicidios anteriores fueron cometidos por sicarios que nunca pudieron ser identificados por la Policía. En mayo fue asesinado a balazos un abogado entrerriano de 50 años que incursionaba en el comercio de vinos a Brasil; y a mediados de noviembre un hombre de 45 años murió al recibir dos balazos cuando se detuvo por la luz roja de un semáforo de la principal avenida de Irigoyen.

La familia de Ariel denunció que el jueves 3 lo vieron por última vez. El muchacho salió de su casa para atender un llamado telefónico y ya no volvió más. Los investigadores creen que alguien lo pasó a buscar con la excusa de realizar algún cruce de mercaderías hacia Brasil o viceversa.

La investigación sobre la desaparición de Camargo de Lara dio un giro inesperado este martes. Dos hermanas, de 16 y 26 años, se presentaron en una comisaría y contaron que un joven les había relatado que Ariel había sido asesinado y enterrado en una zona rural conocida como “Cuatro Bocas”, no muy lejos de la zona urbana de Bernardo de Irigoyen.Ejecutado. Ariel Camargo de Lara recibió un tiro en la cabeza y fue hallado enterrado al costado de un camino.

Ejecutado. Ariel Camargo de Lara recibió un tiro en la cabeza y fue hallado enterrado al costado de un camino.

Las mujeres identificaron al supuesto homicida como Nicolás Eduardo de Lara. Según relataron, Nicolás les contó que habían recogido a Ariel bajo engaños y lo llevaron en un automóvil hasta el lugar donde lo ejecutaron. En una zona de difícil acceso detuvieron la marcha. El conductor le pidió a la víctima que verificara si no había pinchado una goma.

En medio de la oscuridad reinante, Camargo de Lara se agachó para cumplir con el pedido. En ese momento, Nicolás le habría disparado a quemarropa. El proyectil ingresó por la parte posterior de la cabeza y le destrozó la mandíbula.

El homicida y su cómplice -ya estaría identificado y lo buscan también en Brasil- realizaron un pozo al costado del camino rural y enterraron el cuerpo. El lugar fue cubierto con ramas para dificultar el hallazgo.

Con los datos aportados por las hermanas, la Policía inició un rastrillaje el martes al atardecer. En un primer momento no hallaron nada pero dejaron una guardia para continuar con la búsqueda al día siguiente. Voceros de la fuerza dijeron que el cuerpo fue hallado el miércoles a la tarde. Estaba en avanzado estado de descomposición y enterrado a pocos centímetros de la superficie.

Sergio de Lara, un tío de la víctima pidió que “todos los que hicieron esto estén presos” y que existen “muchas versiones sobre lo que pudo haber pasado, pero nada concreto”.

Además, aportó otro dato. El teléfono celular de Ariel fue apagado pocos minutos después de haber abandonado su casa. Lo que no está claro es si los asesinos le pidieron que apagara el aparato o si se lo quitaron para evitar una posible localización.

Fuentes vinculadas a la investigación señalaron que ante los policías, Nicolás admitió haber participado del hecho pero responsabilizó del disparo al joven que todavía está prófugo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *