Categorías
Cultura Noticias

Cosquín. Soledad Pastorutti brilló durante dos horas en el escenario

Soledad Pastorutti protagonizó un show de más de dos horas que abrevó en las diferentes vertientes que navegó en 27 años de trayectoria y ratificó que el escenario del Festival Nacional de Cosquín es su casa.

Puesta desde las 2.30 a cerrar la octava y penúltima noche de la 63a edición de un lugar donde irrumpió a mediados de los ’90, La Sole jugó otra vez de local con la complicidad de una audiencia entregada a su innegable magnetismo.

En la otra punta de la velada y con otros postulados estéticos, Nacha Roldán regresó a este encuentro folclórico y el encanto de su decir sobrevolando géneros vernáculos en un concierto breve que deleitó sin artificios y se llevó dos premios y una estruendosa y agradecida ovación.

La gran noche del Tifón

Soledad ofreció un show de más de dos horas. Foto: TélamSoledad ofreció un show de más de dos horas

El espectáculo de Soledad, vestida íntegramente de negro con un atuendo con esbozos telúricos y abundantes espacios para permitir apreciar su figura, conjugó sin dilemas sonoros el abanico musical que trajina al amparo de su canto.

Con una numerosa banda todo-terreno y un fraseo personal que convierte «en piezas de La Sole» todo lo que interpreta, se cumplió acabadamente con la premisa de la gira Sigo siendo yo, que la trajo a la Plaza Próspero Molina tras una fugaz y sorpresiva visita a Raly Barrionuevo.

Así tuvo un arranque pop con Vivir es hoy, hizo cumbia con Tu marca y compartió con Nahuel Pennisi una versión algo almibarada de la estupenda Oración del remanso, de Jorge Fandermole.

«Esta noche de plaza llena, repleta, es maravillosa. Me emocionan, me alegran el alma. Tengo 42 años, llegué a este escenario con 16 y las ganas siguen siendo las mismas», expresó en su saludo de bienvenida en el que, además, pidió por la presencia de su hermana Natalia en Cosquín.

En ese torbellino de estilos hubo pasajes criollos de escasa sutileza (con fragmentos de La olvidadaEntre a mi pago sin golpearA Don AtaLa Lopez Pereyra, Perfume de carnaval y Zamba para olvidarte, entre más) antes de invitar a cantantes que conoció en su experiencia televisiva de La Voz Argentina.

La laureada actuación de Nacha Roldán -que mereció los premios a la trayectoria Nelly Omar 2023 y Camin- funcionó como una impecable lección de canto y de elegancia interpretativa que bien pudo acontecer para resaltar una de las misiones del Festival: volver a poner en circulación a artistas alejadas de los primeros planos.A los 42 años, La Soled jugó de local y encendió la multipoblada plaza Próspero Molina. Foto: TélamA los 42 años, La Soled jugó de local y encendió la multipoblada plaza Próspero Molina

Y si bien esta gran intérprete de recientes 75 años nunca gustó de las marquesinas y, en cambio, construyó su camino escogiendo qué cantar y cómo hacerlo, este mimo recibido y hecho de silencio, aplausos y distinciones puede ayudar a no dejar de escucharla.

Con una guitarra (en manos de Roberto Calvo) y un acordeón (ejecutado por Facundo Torresán), la vocalista resumió muy someramente en su presentación algunas de las etapas que atravesó en su camino musical.

Roldán abrió su concierto con el chamamé Villanueva y enseguida la emprendió con la chamarrita Guitarrero viejo, sobre el que apuntó que «no era de Alfredo Zitarrosa, pero él lo hizo popular».

Otras mujeres, Magalí Juares y Laura Molinas, las dos que sostienen la propuesta de Ciudadanas, asumieron una propuesta riesgosa con el protagonismo de la incendiaria flauta de Molinas (Revelación 2022) y salieron airosas del desafío.

Al frente de un quinteto con un par de nombres relevantes como los de Milagros Caliva (bandoneón) y Nahuel Quipildor (guitarra), Ciudadanas mostró su enjundia no exenta de matices y la potencia vocal de Juares en Juana Azurduy y Corazón santiagueño que respectivamente abrieron y cerraron el set.

Quizá con la Consagración 2022 como un peso, a Nahuel Pennisi le costó hallar el mejor color para amalgamar su veta romántica con el folclore que connota Cosquín.

El músico, autor y cantante hizo festejados clásicos con su firma, entre los que se contaron No te debo nada, la combinación de Primavera y Mía y Mundo.

El broche a esta 63a edición tendrá ese domingo a Néstor Garnica; Lucía Ceresani; Flor Paz; Franco Luciani; el homenaje a Juan Carlos Carabajal que dominará la visita de la Delegación de Santiago del Estero; Tribhu; Daniel Cuevas; Milo; y Abel Pintos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *