Categorías
Economía Noticias

Analistas adelantan que 2023 viene con alta inflación y crecimiento vegetativo

La economía local transitará el último año de la administración Fernández con muy alta inflación (por segundo año consecutivo) y actividad con marcada tendencia al estancamiento ya que, en el mejor de los casos, anotaría un crecimiento menos que vegetativo.

El mediocre cuadro surge de la nuevo edición del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publicó hoy el Banco Central (BCRA) a partir de una serie de proyecciones pedidas a 40 economistas y consultores entre el pasado viernes 27 de enero y el último martes.

Según los analistas, la economía habría arrancado el año con una suba del 5,6% en el Indice de Precios al Consumidor (IPC) durante enero (dato que el Indec dará a conocer oficialmente en 11 días) y lo cerraría con una inflación acumulada que iría del 95,2% al 97,6% de acuerdo con las estimaciones de los consultados que resultaron ser más fiables (TOP-10) o el promedio general, respectivamente.

Es decir, registraría un encarecimiento del costo de vida superior en desde 0,4 décimas a 2,8 puntos al efectivamente verificado a lo largo del año pasado pero que, a la vez, resulta inferior en desde 0,9 a 5,9 puntos porcentuales a la estimación que habían dado para todo el año el mes anterior.

Esto se daría con una actividad que seguiría enfriándose (proyectan que el PBI habría caído entre 1,1 y 1,2% en el último trimestre de 2022 y se contraería otro 0,4% en el trimestre actual) antes de registrar un leve rebote del 0,1% en el mejor de los casos en el segundo trimestre del año, con lo que cerraría 2023 con una tasa de expansión que iría del 0,5 al 0,8 por ciento.

Y en medio de un mayor desplazamiento del tipo de cambio oficial, que se aceleraría tras las elecciones, por lo que imaginan el dólar cerrando el año entre $318,73 y $327,75 por unidad, precios que supondrían una devaluación del peso del 84 al 89% anual, entre 12 y 17 puntos mayor a la verificada en 2022.

Además, con una balanza comercial cuyo saldo favorable se estrangularía hasta ubicarse entre los US$6242 millones y los US$5379 millones, es decir, cayendo entre 10 y 12% en relación con lo aportado durante el año pasado, por exportaciones que llegarían a los US$80.680 millones en el mejor de los casos e importaciones que irían de US$74.376 millones a US$75.301 millones.

Así contemplan para el año en curso “una caída de 8,8% para las exportaciones y otra del 7,6% para las importaciones”, datalla el informe.

Sin resultados alentadores a la vista

Según la mirada de los analistas que promedia este encuesta, las iniciativas oficiales para tratar de desacelerar la inflación (la ampliación del programa de Precios Justos, por caso) no rendirían los frutos que espera el Gobierno.

Esto se concluye de observar que aguardan, tanto el TOP-10 como el promedio general, que la inflación se mantenga en un nivel que va del 5,5% y 6% en los próximos seis meses y sin perforar siquiera nunca ese piso. Es decir, muy lejos de la expectativa oficial de hacerla converger hacia un rango del 3 al 4% de marzo en adelante.

Concretamente, proyectan un IPC del 5,5% para el mes en curso, que escalaría hasta ubicarse entre 5,7% y 6% en marzo, se ubicaría entre 5,6% y 5,8% durante abril y se mantendría en un rango estable que va del 5,6% al 5,7% de allí en más hasta julio (última estimación mensual).

Por el contrario, la previsión del mercado es que la tendencia alcista del costo de vida local se vaya desacelerando tenuemente durante el año que viene, tras el recambio de Gobierno, y acelere ese retroceso durante 2025: la proyectan en 79,6% (4,6 puntos mayor que el REM previo) y 50,3% (-0,8 p.p.), respectivamente.

Los analistas que participaron de la nueva encuesta del REM pronostican que la tasa de interés BADLAR de bancos privados se mantendrá todo el año el 69,3% y el 72% nominal anual, es decir, apenas unas décimas o hasta 2,8 puntos por encima del nivel del 69,19% que promedia en la actualidad.

Creen que la tasa de desempleo, que estiman habría cerrado en el 7,3% de la Población Económicamente Activa (igual al REM previo) en el cuarto trimestre de 2022, treparía hasta 7,8% este año, por la ralentización de la tasa de actividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *