Categorías
Noticias Política

Los gobernadores decidieron desligar su suerte a la Casa Rosada

Con Cristina Kirchner corrida de escena y sin estrategia nacional a la vista, los gobernadores peronistas no pierden tiempo y concentran energías en garantizarse mecanismos para tratar de retener sus terruños. Eliminación de las PASO provinciales, vuelta a la Ley de Lemas y sistemas de colectoras forman parte de la ingeniería electoral que diseñan para sobrevivir al 2023.

La eliminación de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) es siempre una idea de los oficialismos de turno. Evitar la competencia abierta los beneficia a ellos, que concentran la estructura de poder y perjudica a la oposición, que generalmente necesita dirimir sus candidatos.

Quien picó en punta con la eliminación de las Primarias fue el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, que aprovechando la mayoría en el parlamento local envió un proyecto que se aprobó sobre tablas en 2021.

Uñac, que tiempo atrás sonaba como posible candidato de la “renovación peronista” a nivel nacional, finalmente se recluyó en su provincia, donde dice que quiere consolidar el “modelo San Juan”. A la eliminación de las PASO le sumó la reinstauración de la Ley de Lemas, que se aprobó a fines de 2022 y luego confirmó su deseo de buscar la reelección. Recientemente se lanzó José Luis Gioja también, quien amenaza con ir por afuera del oficialismo provincial si no hay acuerdo.

Lo cierto es que esquemas similares se replicaron en otras provincias. Durante mediados y fines de 2022 eliminaron o suspendieron las PASO los mandatarios Gustavo Sáenz (Salta), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Jorge Capitanich (Chaco), y Mariano Arcioni (Chubut).

Todos especulan con la reelección, salvo Rodríguez Saá, que no puede volver a presentarse y lanzó al intendente de Tilisarao, Jorge Omar «Gato» Fernández, como candidato. Tendrá competencia con Adolfo Rodríguez Saá que, enemistado con su hermano, busca su sexto mandato en la gobernación.

Mientras tanto, en Catamarca, donde gobierna Raul Jalil, había intenciones de suprimir las PASO. Pero aún no se consolidaron esos planes.

La cantidad de veces que los ciudadanos tienen que ir a las urnas y los costos de la elección figuran entre los principales justificativos que se esgrimen para eliminar las Primarias.

San Luis, al igual que San Juan, re instauró la polémica Ley de Lemas. La controversia sobre ese sistema se da porque permite que distintos candidatos se unan en un mismo lema y al final de la jornada de votación al candidato más votado se le suman los votos de sus otros compañeros de lema. 

Ese esquema, que funciona en Santa Cruz para la categoría de gobernador, permite por ejemplo que resulte electo un candidato que no haya sido el que más votos recibió individualmente. A su vez, si hay demasiados lemas resulta engañoso para el elector, que en el afán de votar a un candidato puede terminar transfiriéndole su apoyo a otro que no quisiera elegir.

El argumento para volver al Lema es poder «garantizar el debate interno» y que haya «varias opciones de candidatos», a pesar de la eliminación de la Primarias Abiertas. En la práctica, les permite traccionar más votos en sociedad con otros. La oposición denuncia que es una «trampa», que se están «cambiando las reglas de juego», «embarrando la cancha» y que el único objetivo es «mantenerse en el poder».

En Chubut la eliminación de las PASO se consiguió aprobar la última semana de diciembre, pero los legisladores le bloquearon a Arcioni la vuelta a los lemas. Sin embargo, podrían insistir con el proyecto.

Mientras tanto, Chaco combinó la eliminación de las primarias con la vuelta de otro sistema: el de la listas colectoras. Eso significa que partidos que se presentan en una sola categoría, por ejemplo, diputado provincial, puedan llevar en la categoría de gobernador al candidato de otro partido. En otras palabras una misma persona presentarse como candidato a gobernador por distintos partidos. Otra forma de facilitar alianzas que ayuden a traccionar votos.

En Río Negro, donde el senador nacional Alberto Weretilneck está allanando la cancha para lograr volver a sentarse en el sillón de la gobernación, no hay PASO desde 2018. Sin embargo, se llevó adelante una reforma electoral que entre otras cosas estipula que la elección provincial no puede coincidir con la nacional e incorpora el «sistema de adhesión», que a fines prácticos, funciona como las colectoras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *