Categorías
Economía Noticias

Las 2 variables que pueden sostener a la inflación por arriba del 5%

El Gobierno relanzó Precios Justos aferrado a un discurso que remarca que hace los deberes fiscales, cambiarios y monetarios para calmar las expectativas inflacionarias. Las grandes empresas de consumo masivo acompañan y se comprometen a no remarcar los precios más allá del 3,2% mensual, al menos en las listas que pasan a los supermercados. 

Pero consultores y empresarios coinciden en que la dinámica de precios seguirá viajando muy por arriba del objetivo de bajar a menos de 4% mensual el Índice de Precios al Consumidor. Y se preguntan cómo se alinearán con el plan oficial dos variables claves: el dólar oficial y las paritarias.

Distintos economistas sostienen que la inflación viajará al 5,5% promedio mensual, al menos, durante el primer semestre. En paralelo, Precios Justos comprometerá a unas 500 empresas de consumo, textiles, calzado y otros sectores a no remarcar más del 3,2% mensual un menú de 50.000 productos, a cambio de una ventanilla más o menos rápida de acceso a los dólares para pagar importaciones. 

Con el «reset» del programa de precios, el ministro de Economía, Sergio Massa, busca que las expectativas converjan a algo consistente con la intención de llegar al 60% de inflación anual en diciembre.

INFLACIÓN DE 5,5% VS 3,2%

Las proyecciones de los economistas y las expectativas de las empresas juegan en contra. «Vemos la inflación general en torno al 5,5% mensual promedio, porque pensamos que no bajará del 90% a fin de año», dijo Matías Carugati, de Alphacast. La proyección mensual es similar en distintos estudios consultados.

Analytica, por caso, también espera que el IPC viaje al 5,5% promedio durante el primer semestre. La consultora elevó a 5,4% su estimación para febrero, por el impacto del precio de la carne -el ítem más preponderante en el índice de inflación. 

¿Por qué las expectativas no se desinflan a pesar de que grandes empresas de distintos sectores firman acuerdos de precios con tope del 3,2% mensual? Responde Ricardo Delgado, CEO de la consultora: «Los salarios ‘nuevos’ corren al 5-6% mensual y la devaluación oficial, al 5,5%. Si a eso se suman los precios regulados, será difícil bajar de 5 por ciento», afirmó.

Sergio Massa y Matías Tombolini anunciaron la nueva etapa de Precios Justos.

Esas dos variables, más la tasa de interés, son las que miran las grandes empresas de consumo que acordaron precios. En una de las compañías líderes contaron que, al confeccionar el presupuesto para 2023, trabajaron con un escenario de inflación «que puede estar 20 puntos por debajo o 20 puntos por encima de la de 2022».

«Hay otros índices que tienen que ir de la mano (con la expectativa de inflación oficial): a qué velocidad irá la tasa de devaluación del dólar oficial, cómo estarán las tasas de interés y qué va a pasar con las paritarias», afirmaron. Y a eso se suma la incertidumbre del contexto internacional y el impacto climático, que le agrega volatilidad extrema a los precios de las materias primas.

LIBERTAD DE PARITARIAS

Héctor Daer, secretario general de la CGT, afirmó que habrá «responsabilidad» para negociar paritarias, pero con «libertad absoluta» para reclamar la actualización de los salarios. «Acompañamos este acuerdo y también lo acompañamos desde una lógica de interés propio, de reivindicar la libertad de paritarias que tenemos y que no vamos a resignar nunca. Pero como tenemos historia en el movimiento obrero organizado, vamos a ir con la responsabilidad necesaria», dijo.

Héctor Daer, titular de la CGT, apoyó Precios Justos y dijo que habrá «responsabilidad» para negociar paritarias, bajo la premisa de «libertad absoluta».

La mayoría de los gremios cierran, ahora, las revisiones de las paritarias 2022. El 60% nominal que quiere fijar Economía como referencia todavía tiene largo camino por recorrer y muchos obstáculos concretos. «Vemos una aceleración de la inflación de alimentos desde la segunda mitad de enero. 

El relanzamiento de Precios justos habla de por sí de que el éxito del programa no fue tal», dijo María Castiglioni, directora de la consultora C&T. El titular de la UIA y de Copal, Daniel Funes de Rioja, también advirtió que, a pesar de que los precios de los alimentos elaborados fueron menores al índice general, los aumentos de carnes, frutas y verduras tendrán impactan en el índice general.

Los aumentos de alimentos frescos por fuera del radar de precios, la falta de ancla cambiaria y la necesidad de incrementar tarifas conspiran contra el objetivo de «moderar las expectativas de inflación» que plantearon Massa y Matías Tombolini. La pérdida de poder adquisitivo de las paritarias también hará difícil sostener el compromiso de la CGT sin resultados en el corto plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *