Categorías
Noticias Sociedad

Adiós un genio Tucumano. Murió el maestro Héctor Zaraspe

El maestro de danzas Héctor Zaraspe, un tucumano cuyo prestigio se extendió a nivel internacional, murió en Nueva York a los 92 años.

Aquejado por diferentes dolencias desde hace unas semanas, había sido internado en el Memorial Hospital de esa ciudad.

Zaraspe había nacido en Aguilares el 4 de junio de 1930. Tenía ocho años cuando se acercó a las danzas folclóricas, y posteriormente, a la danza española.

Una beca hizo que pudiera formarse también en ballet clásico en el Teatro Colón de Buenos Aires y en 1954 se radicó en Madrid, estancia que duró 11 años.

Zaraspe dio clases a grandes bailarines españoles como Antonio Ruiz Soler, Antonio Gades, Luisillo y Luis Fuente, entre otros.

Un viaje junto a un ballet español lo llevó hasta Nueva York, en 1964, y tiempo después se incorporó como docente de la Juilliard School, en donde se jubiló después de 35 años de carrera.

Mientras trabajaba en la prestigiosa academia neoyorkina ubicada en Lincoln Square, en Manhattan, se dio tiempo para darle clases privadas a sus dos más célebres alumnos: Rudolf Nureyev y Margot Fonteyn.

“Margot fue mi musa, Nureyev mi modelo. Ver esa exigencia en sí mismo… Rudolv  odiaba la mediocridad. Era exquisito hasta el segundo final, el último aplauso. Y de Margot me quedaría con la gran calidad humana, era un ser de gran simplicidad”, señaló Zaraspe en una entrevista.

Master Coach: Héctor Zaraspe, and his work with Fonteyn and Nureyev - Dance  International Magazine

Zaraspe junto a Margot Fonteyn.

Fue tan importante el legado de Zaraspe en Juilliard School, que desde 1998 se otorga el Premio Zaraspe, a la labor coreográfica más sobresaliente. Fue profesor del American Ballet Center e invitado del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón. Por la producción de “María de Buenos Aires” mereció un Grammy en 2003.En 1989 recibió un premio Konex y desde 1993 funciona en Tucumán la Fundación Zaraspe, que busca talentos artísticos entre los niños que asisten a los comedores y escuelas rurales dela provincia, gracias a un acuerdo inicial con Naciones Unidas, que le permitía llevarlos a Nueva York para su perfeccionamiento.

Su delicado estado de salud lo llevó a pasar algunos días internado en el Memorial Hospital de Nueva York, de donde recibió el alta a fines de enero. Esta mañana, integrantes de su fundación confirmaron su deceso./Contexto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *