Categorías
Noticias Política

 Alberto Fernández al Diputado Fernando Iglesias: “Es un honor que me insulte”

Mientras el presidente Alberto Fernández daba su discurso en la apertura de sesiones, el diputado de Juntos por el Cambio Fernando Iglesias se mantuvo de espaldas al mandatario, sentado en su banca. Pero la situación se exacerbó cuando el jefe de Estado se refirió a la disputa con la ciudad de Buenos Aires por la coparticipación y el halcón de Pro lo cruzó. “Es un honor que me insulte”, le dijo Fernández a Iglesias, en un ida y vuelta que se mantuvo durante unos minutos.

Todo comenzó cuando el Presidente se quejó por el fallo con que la Corte Suprema de Justicia avaló un pedido del Ejecutivo porteño, conducido por Horacio Rodríguez Larreta -presente en la sesión-, para que la Casa Rosada le devolviera fondos coparticipables que le había retirado a territorio capitalino.

Fernando Iglesias le dio la espalda a Alberto Fernández
Fernando Iglesias le dio la espalda a Alberto Fernández

“Mientras que muchas provincias necesitan realizar obras que permiten asegurar servicios tan esenciales como el agua potable para sus habitantes, la Corte Suprema de Justicia aseguró cautelar a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires recursos coparticipables que no le corresponden, contrariando la ley de coparticipación vigente. Le quita dinero a los que más necesitan y destina esos mismos recursos a la ciudad más opulenta de la Patria”, sostuvo Fernández en el momento en que se encendió una sesión que transitaba con poca emoción, pero que ya había tenido otros dardos hacia el Poder Judicial.

El cruce entre Alberto Fernández y Fernando Iglesias

“Que nadie se equivoque, soy orgullosamente porteño, amo esta ciudad en la que nacieron Jorge Luis Borges, Roberto Arlt, Marta Minujin, Niní Marshall, Aníbal Troilo, Marta Argerich y Luis Alberto Spinetta. Por esos seres extraordinarios que marcaron nuestra cultura siento el orgullo de ser porteño, pero no puedo ser indiferente al ver las asimetrías que separan a esta maravillosa ciudad de los rincones de la Patria en donde se postergan los sueños de argentinos y argentinas que parecen condenados al olvido”, siguió el mandatario, que fue aplaudido por el oficialismo en ese momento y exacerbó los gritos de la oposición.

“Nosotros no queremos perpetuar tanta injusticia. Nosotros, éticamente, estamos obligados a poner fin a tanta desigualdad y sacar de la postergación…”, quiso decir Fernández, que no pudo continuar, interrumpido por Iglesias. Entonces, el Presidente miró al diputado de Pro por encima de sus lentes y lanzó: “Es un honor que me insulte, diputado Iglesia

La alocución de Fernández siguió luego, pero también se perpetraron los gritos entre las bancadas. Mientras legisladores de la Coalición Cívica (CC)-Ari pedían que terminara con sus críticas a la Ciudad, y entre risas irónicas de los ministros nacionales, con Victoria Tolosa Paz de pie en apoyo a Fernández, el Presidente elevó la voz.

“La intromisión de la Justicia”, buscó decir dos veces el Presidente, sin efecto, porque Iglesias mantuvo sus insultos. Entonces, el mandatario volvió a posar su mirada sobre él. “Un honor; enorme honor. Insúlteme, es un enorme honor”, volvió a decirle Fernández mientras la titular de Diputados, Cecilia Moreau, también le hablaba. “Un enorme honor, Iglesias. Me enorgullece. Sigo, sigo, voy a seguir por respeto al resto de los diputados”, continuó el jefe de Estado.

Iglesias se retiró después de su pelea con Fernández
Iglesias se retiró después de su pelea con Fernández

Pero los silbidos y gritos en el recinto del Senado no pararon, pese a que Fernández se abocó a la lectura de su discurso mientras la transmisión oficial enfocaba a los supremos Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, representantes del máximo tribunal en la apertura de sesiones.

Cuando Iglesias se esgrimía como el más exacerbado del arco opositor y se oían palabras también de una legisladora mujer, fue Moreau la que intentó calmarlo. “¿Otra vez me vas a patotear? A mí no, eh”, le dijo al dirigente de Pro la diputada massista mientras movía su dedo índice. Ambos ya se habían chicaneado en otras instancias.

Tras la discusión, Iglesias tomó su mochila y se retiró del recinto, antes de que terminara la jornada legislativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *