Categorías
Noticias Sociedad

La clase media: un sector influyente en la política, pero en peligro de extinción

Se trata de un sector social gravitante en la política y la economía de la Argentina.  Su malhumor puede castigar duramente en unas elecciones presidenciales o activar una protesta. Y el rol que cumple caracteriza a un amplio grupo social por una cuestión central: la clase media argentina transita hoy uno de los peores momentos de la historia y gran parte de estos estratos sociales pasaron a engrosar en los últimos años las filas de la pobreza.

Según los cálculos del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, existe un 20% del total del país en los sectores medios empobrecidos o clase media que se cayó a la pobreza en Argentina durante y después de la pandemia. La situación actual de estos miles de argentinos, que hace unos años se enorgullecían de formar parte de la clase media, hoy es altamente alarmante. 

Entre los sectores medios aspiracionales y los medios empobrecidos reúne a un 40% de los hogares la pirámide social en Argentina. 

Además de un 3% de clases altas, hay un 27% de hogares de clases medias técnico-profesionales integradas con capacidad de ahorro, alto capital social y un poder adquisitivo superior. Hacia abajo, antes incluso de llegar a los pobres estructurales, un 20% de hogares de clase media han caído en la pobreza de ingresos, educación, salud, vivienda y capital cultural.

Así, los sectores medios bajos presentaron el 45% de la pobreza en hogares y el 52% en las personas.   

INESTABILIDAD LABORAL

Según datos del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, entre el 2021 y el 2022 los hogares de sectores medios y medio bajo sufrieron el impacto de la precariedad y la inestabilidad laboral. Los hogares de clase media pasaron del 5,9% de desempleo al 7%, mientras que el subempleo inestable pasó del 17,7% al 21,6%. En tanto aquellos de sectores medios bajos pasaron del 28% al 31,8% de subempleo inestable.

En relación a la atención médica en 2022, en los hogares medios bajos el 27,9% no pudo acceder a un sistema de atención y el 26,5% no logró contar con los medicamentos necesarios.

Algo similar ocurrió con el acceso a una vivienda digna donde el 27,2% de los hogares medios bajos presentaron déficit habitacional en el 2022. El 36,9% de los hogares medios bajos reflejaron un déficit de empleo y seguridad social.

Es una clase media que después de la pandemia perdió la capacidad de ahorro, tuvo que dejar de lado algunos «lujos» como las vacaciones, el auto y el sueño de una vivienda propia.

Se trata de un sector social gravitante en la vida política y económica de la Argentina. Además, son estratos sociales con un nivel profesional aceptable pero que hoy la inflación y la crisis económica los ha golpeado o los expulsó hacia debajo de la pirámide. 

En gran medida estos sectores tienen hijos que están pensando en irse del país porque no ven un horizonte claro en la Argentina.

En la familia tipo de esta clase media empobrecida, los dos jefes de hogar tienen trabajo aunque se desempeñan en gran medida en la informalidad.

«Este sector le pide a la política en general que haya más seguridad en las calles y trabajo», remarcó Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA.

«A diferencia de lo que ocurrió en el 2001 que hubo una medida concreta que fue el corralito que castigó directamente los ahorros de la clase media, ahora lo que está ocurriendo con esos sectores es que van sufrieron un proceso de deterioro más profundo en las condiciones de vida y de trabajo», agregó Salvia.

SIN SUBSIDIOS

Así se ve una nueva pobreza en la Argentina que no tiene subsidio estatal como los sectores de más bajos recursos, han resignado la educación de sus hijos, algunos pasaron a vivir a en barrios populares y ya no cuentan con programas privados de salud. Este es un rasgo distinguido de la nueva clase media empobrecida.

Este sector medio de la sociedad es el que hoy podría llegar a definir un eventual ballotage en el proceso electoral que se viene. 

También se trata de un estrato que posiblemente vaya a resolver la interna del Frente de Todos y la de Juntos por el Cambio. En muchos casos sus miembros se sienten atraídos por mensajes de antisistema como el que impulsa Javier Milei a raíz del hartazgo social en que se encuentran sumergidos estos grupos.

Lo cierto es que buena parte de este sector medio es el que hoy moviliza la economía y tracciona hacia abajo con el empleo que ofrecen a empleadas domésticas y a trabajadores de menores recursos

También es el sector en que una buena parte de la dirigencia argentina puso la atención de cara a los comicios presidenciales que se vienen. No es para menos: este sector podría gravitar en una elección altamente polarizada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *