Categorías
Economía Noticias

“Al país le sobran dólares que afortunadamente tiene el sector privado”

El exdirector del Banco Nación Carlos Melconian cuestionó a la dirigencia política en medio de la crisis económica que arrastra la Argentina, y destacó sobre el país: “En 60 años de destrucción, no lo han logrado destruir”. En diálogo con José Del Rio planteó que se necesita un plan y un programa consistente para lograr algún resultado que modifique el curso de la historia.

El economista consideró que pese al desastre económico de las últimas administraciones nacionales a la Argentina “le sobran dólares”. Y acotó: “Afortunadamente los tiene el sector privado”. Según planteó, allí radica un punto central para que lleguen inversiones e indicó que se debe dotar de “confianza, horizonte y crédito” a este grupo. “Igualmente, no van a venir rápido”, aclaró.

Tras ello, se refirió al último número de inflación y sostuvo que para generar una mejor tendencia “la Argentina necesita un plan y un programa que sea consistente en lo profesional, que sea integral, que tenga un cambio de régimen, con reglas, porque no existe un plan de estabilización sin reforma estructural y cambio organizacional que sea puesto sobre la mesa y que sea implementable”.

En ese sentido, indicó que la próxima dirigencia va a tener que “responder tarde o temprano con resultados”, pero dijo que para “un país que ha caído tan bajo como la Argentina, se necesita tendencia, horizonte, confianza” y que los primeros pasos van a transitar por ahí, pero “son los resultados los que transforman los eventos en un círculo virtuoso o vicioso”.

En la misma línea, planteó que la situación del país se debe a una mala gestión de la dirigencia. Y argumentó: “Mas allá de el desastre que fue llevarnos a Malvinas, es un país sin guerras, tsunamis, huracanes y sin guerra civil… es muy difícil defender lo que se ha hecho, pero el hombre común se da cuenta. Este es un país que no ha estado sometido a ninguna cuestión exógena, sino que esta la clase dirigente lo ha llevado hasta acá”.

Más tarde, volvió a criticar a la dirigencia pero diferenció un único período de estabilidad. “La Argentina tiene 80 años de prueba y error donde una sola vez -se dice una década pero trastabilló antes- tuvo un plan de estabilización que le dio algún resultado y que en la década siguiente fue revertido”, argumentó sobre los diez años de mandato de Carlos Menem.

Sin ir más lejos, explicó que el crecimiento y la estabilidad de los países no se mide por períodos de cinco años sino de 30 o 40 y enfatizó que no es factible que un gobierno cambie todo lo que hizo su predecesor. “Noto que hay desorganización y ansiedad [en la dirigencia] porque queman etapas. La Argentina se pone a pensar en la quinta etapa sin haber transitado la primera”, chicaneó.

Asimismo, se detuvo a explicar que, a la distancia, se cree que las medidas implementadas por Menem y su gabinete para contener la inflación fueron de un día para el otro. “Hoy uno tiene la idea de que Menem llegó y el primer día la pegó, pero no es cierto. Él asumió el 8 de julio y la convertibilidad se puso en marcha en abril de 1991″, expresó.

“Si Menem viviera diría que empezó a implementar las reformas desde el primer día y hubo cambios en 1990, pero ese año hubo 1000 de inflación y la convertibilidad recién tuvo sus efectos en el 92 y en el 93″, relató.

Por último, habló sobre la pérdida de poder adquisitivo y la caída de la moneda nacional. “El peso argentino o la moneda en cualquier país no es ni más ni menos que la consecuencia de la política económica, no es que decidís tener una moneda estable y luego las variables se acomodan. Podés comunicar que vas a tener una moneda estable, pero como subproducto de una política económica que trabaje en alcanzar eso”, sentenció.

Y pese a no mostrar intenciones de querer sumarse a algún partido político por el momento, luego de su gestión al mando del Banco Nación durante la presidencia de Macri, dijo que intentará aportar desde su faceta de economista. “Uno se puede mantener al margen de los ajetreos de la política mucho más cuando está convencido de la tabla del dos o el famoso ejemplo de que uno más uno es dos desde la teoría económica. Vamos a intentar seguir desparramando la tabla del dos sin involucrarnos en el ajetreo de la política”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *