Categorías
Noticias Salud y Bienestar

“Niebla mental”. De qué se trata el fenómeno que puede afectar a mujeres de mediana edad

 Te olvidás el nombre de alguien, no te acordás para qué fuiste a la cocina, te cuesta concentrarte en una tarea. Las mujeres de entre 40 y 50 y pocos años suelen notar que les falla la memoria, la concentración y la capacidad de aprender cosas nuevas, síntomas a veces llamados “niebla mental”.

Y ahora los investigadores traen buenas y malas noticias. Hay muchas chances de que esos problemas sean causados por los cambios hormonales normales de la perimenopausia, y suelen retroceder cuando la mujer deja de menstruar definitivamente. Los suplementos hormonales, el ejercicio y una dieta sana también ayudan. La mala noticia es que en algunas mujeres, el problema persiste.

La perimenopausia, que suele ocurrir cuando la mujer tiene entre 40 y 50 y pocos años, empieza cuando el ciclo menstrual empieza a ser irregular, y puede durar desde tres años hasta más de una década. La montaña rusa hormonal que se produce en el cuerpo de la mujer durante ese periodo puede hacer que se disparen muy diversos síntomas, desde sofocos y sudores nocturnos hasta bruscos cambios anímicos.

Un estudio muestra que el 60% de las mujeres notan un deterioro de la función de la memoria durante la perimenopausia. A pesar de esas fluctuaciones hormonales, las funciones cognitivas de la mayoría de las mujeres perimenopáusicas se mantienen dentro de los niveles normales.

Los nuevos lineamientos de la Sociedad Internacional para la Menopausia, una agrupación de médicos e investigadores, recomiendan a los médicos y profesionales de la salud que les aclaren a las mujeres que no están experimentando síntomas de demencia. Los problemas de memoria, señala la asociación, suelen resolverse solo cuando la mujer alcanza efectivamente la menopausia, después de un año entero desde la última menstruación.

“Lo más importante de todo es tranquilizar a las mujeres haciéndoles saber que lo que experimentan es normal”, dice Pauline Maki, profesora de psiquiatría, psicología y obstetricia de la Universidad de Illinois en Chicago, y autora principal de los lineamientos publicados el año pasado en la revista científica Climacteric.

Los investigadores dicen que los varones no notan problemas cognitivos y de memoria porque los cambios en sus niveles hormonales son mucho menos drásticos. En líneas generales, las mujeres tienen mejor memoria verbal que los hombres, incluso durante la perimenopausia, dice la doctora Maki, mientras que los hombres suelen tener mejores capacidades visoespaciales.

Una fuente de preocupación

Tammie Willis recuerda que empezó a olvidarse algunas palabras cuando tenía alrededor de 45 años. “Me faltaban las palabras, palabras que yo conocía”, dice Willis, que ahora tiene 51 años y vive en Decatur, Georgia. “Y con el nombre de las personas, me quedaba totalmente en blanco.”

Al principio se preocupó pensando que sufría algún deterioro cognitivo, que sufrieron varias mujeres mayores de su familia. Pero cuando abrió un grupo en Facebook para ayudar a mujeres durante la perimenopausia, empezó a escuchar historias similares a la suya.

“Realmente espero que en un año más, cuando se estabilicen mis hormonas, la cosa empiece a mejorar”, dice Willis.

En algunas mujeres, la niebla mental puede ser causada, el menos en parte, por la falta de sueño debida a los sofocos y sudores nocturnos
En algunas mujeres, la niebla mental puede ser causada, el menos en parte, por la falta de sueño debida a los sofocos y sudores nocturnos

Al parecer, las mujeres más afectadas por problemas de memoria durante la perimenopausia son las que también la pasan peor con los síntomas vasomotores, como los sofocos y sudores nocturnos, dice la doctora Maki.

Las neuroimágenes de mujeres con síntomas vasomotores nocturnos muestran signos de enfermedad cerebral microvascular, usualmente asociada al deterioro cognitivo, señala Rebecca Thurston, profesora de la Universidad de Pittsburg y autora principal del estudio que documentó esos hallazgos en la revista científica Neurology.

En algunas mujeres, la niebla mental puede ser causada, el menos en parte, por la falta de sueño debida a los sofocos y sudores nocturnos, o por los cambios de ánimo tan comunes durante la perimenopausia, señalan los médicos.

En esos casos, el tratamiento de esos síntomas puede mitigar los problemas cognitivos, dice Stephanie Faubion, directora de Salud de la Mujer de la Clínica Mayo y directora de la Sociedad Norteamericana para la Menopausia. La terapia hormonal para la menopausia -la ingesta de un suplemento de estrógenos, usualmente combinado con progesterona- es un tratamiento para combatir los sofocos que está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

En otros casos, hay fuertes evidencias de que la niebla mental es causada por los propios cambios hormonales, vale decir, las fluctuaciones y consecuente descenso de los niveles de estrógenos en la mujer menopáusica, señala Maki.

Los estudios muestran, por ejemplo, que si a una mujer le extraen los ovarios antes de la menopausia, su memoria empieza a fallar, y cuando se le administra un tratamiento con estrógenos, recuperan su buena memoria.

¿Y después de la menopausia?

Después de la menopausia, muchas mujeres se recuperan y su memoria se normaliza, señalan médicos e investigadores, y la doctora Maki apunta que el cerebro compensa los niveles más bajos de estrógeno estableciendo nuevas conexiones neuronales. Los recientes lineamientos de la Sociedad Internacional para la Menopausia confirman que los cambios cognitivos “comúnmente se normalizan en la posmenopausia”.

Sin embargo, Maki advierte que hay evidencias preliminares de que en algunas mujeres esa ligera disminución de la “codificación” -el proceso de aprender algo nuevo-, puede persistir después de la menopausia.

Un estudio de 2021 publicado en la revista Menopause hizo un seguimiento de más de 400 mujeres negras de bajos ingresos y descubrió que sus problemas de memoria continuaron después de la menopausia. Maki fue la autora principal de ese estudio y cree que las mujeres que tienen menos educación y menos acceso a la atención médica pueden ser cognitivamente más vulnerables.

Cuatro estudios a gran escala no mostraron ninguna mejoría cognitiva o de memoria en las mujeres que recibían tratamiento de reemplazo hormonal
Cuatro estudios a gran escala no mostraron ninguna mejoría cognitiva o de memoria en las mujeres que recibían tratamiento de reemplazo hormonal

Los lineamientos de la asociación médica recalcan que los problemas de memoria durante la perimenopausia no deben ser confundidos con la demencia, que no es común en la mediana edad y generalmente no se presenta hasta que las mujeres tienen entre 60 y 70 años.

Lo que no está claro, señala Faubion, es si las mujeres que experimentan problemas cognitivos durante la perimenopausia corren más riesgo de desarrollar demencia con el correr de los años.

“La pregunta crucial es la siguiente: si tratamos la causa de la niebla cerebral -el mal sueño, los sofocos y los cambios anímicos-, ¿no estaremos protegiendo también la salud del cerebro a largo plazo?”, se pregunta Faubion.

Qué hacer al respecto

La terapia hormonal para la menopausia está indicada para síntomas como los sofocos y la sudoración nocturna, y a veces también se usa para ayudar a tratar los trastornos del estado de ánimo y las alteraciones del sueño. Pero cuatro estudios a gran escala no mostraron ninguna mejoría cognitiva o de memoria en las mujeres que recibían tratamiento de reemplazo hormonal.

Maki cree que hay que investigar más para determinar si la terapia hormonal ayuda a aliviar la niebla mental perimenopáusica. La mayoría de las mujeres que participaron de los estudios, por ejemplo, ya eran posmenopáusicas, y la investigación también excluyó a las mujeres con sofocos fuertes.

La doctora Faubion alienta a las mujeres a mantener buenos hábitos para la salud cardiovascular y cerebral: lo de siempre, dieta sana y hacer ejercicio regularmente. Los lineamientos también recomiendan mantenerse conectado socialmente y ejercitar el cerebro aprendiendo cosas nuevas.

Algunos investigadores están probando y usando medicamentos comúnmente recetados para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Las mujeres que experimentan niebla mental en la mediana edad a menudo informan problemas de lo que se conocen como funciones ejecutivas, que incluyen la capacidad de concentración, la velocidad de procesamiento de la información, y las cuestiones organizativas, señala la doctora Neill Epperson, jefa de la cátedra de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado en Aurora, y agrega que muchos medicamentos comúnmente recetados para el trastorno por déficit de atención fueron pensados justamente para mejorar las funciones ejecutivas.

En estudios realizados por separado, Epperson probó dos medicamentos diferentes para el trastorno por déficit de atención en mujeres que empezaron a tener problemas funcionales durante la perimenopausia. Según el reporte de las participantes del estudio, las que recibieron los medicamentos para el trastorno por déficit de atención tuvieron una mayor mejoría de las funciones ejecutivas que las mujeres que recibieron el placebo. Y otro estudio encontró mejores mediciones objetivas de rendimiento cognitivo en mujeres tratadas con esos medicamentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *