Categorías
Noticias Política

Presiones cruzadas entre EE.UU. y China por los aviones de combate que quiere comprar Argentina

La posible y ansiada visita de Alberto Fernández a Joe Biden remite a un conjunto de hechos que no son necesariamente visibles.

Uno de ellos es el de la cooperación militar que busca china en Argentina, y que se contextualiza en las tensiones entre Beijing y Washington y en los recelos de este último por la presencia de China en áreas estratégicas, de infraestructura, logística y militar.

Esa tensión se viene dando precisamente en el apuro que tienen por un lado el comandante de la Fuerza Aérea, Xavier Isaac, y por el otro el ministro de Defensa, Jorge Taiana, por cerrar un acuerdo antes de fin de año que le permita comprar los anhelados aviones de combate que precisan las fuerzas desde hace décadas para re equiparse tras la victoria británica en la guerra de Malvinas que tuvo una doble consecuencia.El avión chino pakistaní JF-17 Thunder que China quiere venderle a la Argentina.El avión chino pakistaní JF-17 Thunder que China quiere venderle a la Argentina.

Es en esa tensión que los militares y el poder político atraviesan fuertes presiones cruzadas entre Estados Unidos, que quiere vender unos caza F16 de su propia cosecha a través de Dinamarca. Los chinos, que buscan vender la versión más moderna de sus FJ17 diseñados por ellos y fabricados en Pakistán.

Desde Estados Unidos hubo incluso advertencias sobre las consecuencias de que se opte por las aeronaves chinas. Clarín supo que se lo hacen saber permanente a Isaac y a Taiana, y llamó la atención su reunión inmediata con el embajador Marc Stanley para hablar de “cooperación en materia de Defensa” a los pocos días de que el ministro recibiera al embajador en Beijing, Sabino Vaca Narvaja.

En Buenos Aires, las fuerzas y Defensa dicen haber sido claros con los estadounidenses. “No es una elección ideológica, sino práctica. Si se pudiera, analizaríamos otras opciones, incluso francesas y suecas. Pero son todos consorcios europeos y por lo tanto estamos sujetos al veto británico por sus componentes”, afirman. 

Y también señalan que el presupuesto de unos 600 a 700 millones con el que cuentan Isaac y el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Juan Martín Paleo para comprar de 12 a 30 y 40 aviones, no es para recibir unos F16 “vacíos”, desarmados como inicialmente se les ofreció. Los quieren armados y de última generación.Misión de la fuerza aérea argentina en China para probar los aviones JF-17 Thunder. En la foto el general Zárate, agregado de la fuerza y el embajador Sabino Vaca Narvaja con la delegación que los recibió en ChedouMisión de la fuerza aérea argentina en China para probar los aviones JF-17 Thunder. En la foto el general Zárate, agregado de la fuerza y el embajador Sabino Vaca Narvaja con la delegación que los recibió en Chedou

Toda esta dificultad argentina para abastecerse en el mercado occidental es una de las consecuencias de la guerra de 1982. El embargo británico impide las ventas de equipamiento militar. Fue reforzado por las tensiones con Cristina Kirchner de 2012.  

Ello impidió la venta de aviones negociados con Suecia, con Corea del Sur y hasta otras cuestiones como repuestos para barcos de la Armada. Hoy la Fuerza Aérea sólo cuenta con unos A-4 Fightinghawks medio obsoletos, y los IA 63 Pampa, de producción local, que Taiana está utilizando para la militarización de la frontera sur.

Como ya anticipó Clarín, Washington mantiene conversaciones con Londres para que no se veten los F16 a condición de que los argentinos no recurran a las aeronaves chinas. Tengan o no componentes británicos, Washington consensúa sus ventas a la Argentina con son aliados. Lo hicieron cuando vendieron aquí los Texan 6.

En paralelo envían sus mensajes. Luego de las “advertencias” de la presencia china por parte de la generala Laura Richardson, jefa de la flota del Comando Sur de los Estados Unidos, la legisladora del Partido Republicano, María Elvira Salazar, afirmó en una dureza en un audiencia del Congreso que el gobierno argentino planeaba construir una fábrica de cazas chinos aquí para exportarlos a la región y dijo que ese “pacto con el diablo” podía tener “consecuencias de proporciones bíblicas”.

Dijo: “Voy a usar este foro para mandar un mensaje a los argentinos, específicamente a la vicepresidente (Cristina Kirchner). Quiero hacerlo en español, porque tal vez no te escuchen y tal vez me escuchen a mí. Para advertirles que si deciden construir una fábrica de aviones, de cazas de guerra chinos, es una muy mala idea para ellos, y para todo lo que tiene que ver con la relación con EEUU”.

Richardson por su parte hizo una dura advertencia a Washington sobre una China que entusiasma a dirigentes «desesperados» por el deterioro de la economía y  “continúa expandiendo su influencia económica, diplomática, tecnológica, informativa y militar” en América Latina mediante “prácticas de inversión depredadoras”. Además de advertir su presencia a través de la llamada Ruta de la Seda ‘de la que forma parte Argentina- en «proyectos relacionados con “el espacio, las telecomunicaciones y los puertos de aguas profundas” se refirió a su presencia en el estratégico triángulo del litio, que comparten Argentina, Bolivia y Chile

Las declaraciones de la mujer se basan entre otras en los dichos del propio Vaca Narvaja que alimentaron las versiones de que China está cerca ya de cerrar con Argentina la venta de los FJ-17 Bloque 3, que es que es la versión actualizada de esta efectiva y ligera aeronave, más todo un paquete que incluye armas, vehículos blindados, y el comienzo de una relación que representaría un cambio en la doctrina militar de los argentinos respecto a la aviación siempre vinculada a los estadounidenses y a los europeos.Un F16 en la base de Florencia, Bélgica.Un F16 en la base de Florencia, Bélgica.

No existe una presencia china similar en el continente. Ni en Brasil, que tiene su propia industria militar además, ni en Chile que sigue aumentando su relación militar con el Reino Unido.

Pero según reconoció el diario South China Morning Post, que cita declaraciones de Sabino Vaca Narvaja, ese país está compitiendo por llenar el vacío de combate de la Fuerza Aérea Argentina donde ahora quedaron en competencia los F16 daneses estadounidenses y los HAL Tejas de la India, país más neutral al fin y al cabo en las presiones que vienen ejerciendo Beijing y Washington sobre la fuerza argentina. Con el avance de la guerra en Ucrania, aquí descartaron los MIG-35, de Rusia, que nunca generaron demasiado entusiasmo.

El informe dice que Vaca Narvaja se reunió con representantes de China National Aero-Technology International Engineering Corporation en noviembre pasado para discutir la compra de JF-17 por parte de Argentina. Y que los representantes chinos y argentinos discutieron la posibilidad de coproducir el avión.

Hay quienes recuerda que la versión moderna de la aeronave china tiene asientos eyectables británicos. Pero para la diplomacia militar china eso no es problema porque se podrían reemplazar por los de otra versión que son propios. Y señalan que el verdadero problema de argentina, no es ideológico ni estratégico como dice Washington sino económico, que lo puedan pagar.

Las fuentes consultadas insisten una y otra vez “no hay nada” avanzado. Y recuerdan con terror, que Alberto Fernández ya dijo generando fuertes críticas que tenían otros gastos por delante que los de comprar aviones.

Otros afirman que lo que quiso hacer el presidente fue enfriar las señales a China, aunque Vaca Narvaja estuvo en Buenos Aires, también con el Presidente. Para el caso se le comprarán 161 blindados a Brasil para el Ejército argentino  y no a China. Son los llamados «Guaraní».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *