Categorías
Noticias Política

El Consejo Económico y Social se creó por decreto, ahora quieren sancionar una ley

Dar consistencia legal en el tiempo y establecer una nueva política de Estado con amplios consensos. Bajo estas dos premisas el Gobierno está terminando de redactar un proyecto para crear por ley el Consejo Económico y Social (CES) que buscará tener un peso político en el debate futuro de la Argentina.

El proyecto de ley de creación de este órgano, que hasta ahora se sustenta sólo por medio de un decreto presidencial que data del inicio de mandato de Alberto Fernández, busca darle más autonomía y consistencia legal al Consejo Económico y Social. 

Hasta ahora este órgano que estuvo manejado por el ex secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz nunca tuvo mucha gravitación en el espacio público y sus expresiones jamás fueron evaluadas por el Congreso como ocurre en otros países.

La iniciativa que el Poder Ejecutivo remitirá al Congreso para su aprobación antes de mitad de año está siendo redactada en las oficinas de la Secretaría de Asuntos Estratégicos de la Presidencia que conduce Mercedes Marcó del Pont.

El presidente Alberto Fernández en una reunión inaugural del Consejo Económico y Social

Para la elaboración del proyecto se evaluaron todas las propuestas presentadas en el Congreso por los distintos partidos políticos así como las distintas experiencias internacionales. Los lineamientos fueron compartidos con las consejeras y los consejeros para que realicen sus aportes y contribuciones a la iniciativa que finalmente elevará el Gobierno al Congreso.

Lineamientos centrales

La decisión de Alberto Fernández es dejar como uno de los legados de su mandato que el Consejo Económico y Social tenga peso de ley y no pueda ser removido en un futuro por el decreto de otro gobierno.

Entre los lineamientos básicos que se están redactando en el proyecto de ley de creación del Consejo Económico y Social figuran los siguientes detalles:

CONSULTIVO. La decisión final es que el CES emita informes mensuales pero que no sean vinculantes. 

Es decir, que la producción de documentos o definiciones que se tomen en el Consejo sólo serán de carácter consultivo. Así y todo, los funcionarios que están trabajando en la redacción del proyecto de ley aseguran que por tratarse de un órgano de peso político con muchos actores sociales y con fuerza de ley sus definiciones tendrán un valor político difícil de eludir. 

De este modo se busca seguir el ejemplo de otros países. Por ejemplo, el peso que tiene el CES en países como España y Holanda es vital ya que allí se sustenta por ley y las resoluciones que emanan de los Consejos Económicos Sociales se aprueban casi automáticamente por parte de los Parlamentos.

INTEGRANTES. El proyecto del Gobierno propondrá que los integrantes del CES sean definidos por cada una de las partes involucradas. Es decir que los representantes de sindicatos (CGT y CTA), cámaras empresariales (UIA y otras), académicos y movimientos sociales serán definidos por cada grupo en cuestión. 

Hasta ahora los integrantes fueron definidos en el decreto presidencial. La idea es que haya 36 miembros en el CES y que vayan rotando de acuerdo a la elección de cada uno de los sectores que lo integran. No habrá representantes del Congreso ni referentes de la oposición.

REUNIONES. La intención del proyecto de ley es que el CES tenga una actividad permanente y que haya reuniones mensuales con la elaboración de documentos. Hasta ahora este Consejo funciona de manera aleatoria y se toman definiciones en función de la coyuntura política.

AUTONOMÍA. Si bien la intención del Gobierno es darle mayor autonomía de acción al CES, este órgano seguirá funcionando en el ámbito de la Secretaría de Asuntos Estratégicos y como sucede hasta ahora la autoridad será quien esté al frente de esa área del Gobierno.

TEMÄTICA. En líneas generales la idea es que los temas que aborde el CES sean propuestos por el Poder Ejecutivo aunque estará la posibilidad de analizar ejes de debate y resolución de temas a propuesta de los consejeros.

Modelos a seguir

Cuando Alberto Fernández asumió la Presidencia se entusiasmó con los modelos de Consejo Económico y Social que se desarrollan en España y en Holanda. Pero hay marcadas diferencias entre lo que ocurre allí y cómo funciona hoy el CES en la Argentina.

La secretaria de Asuntos Estratégicos, Mercedes Marcó del Pont está el frente del proyecto de ley

En España el CES es un órgano consultivo del gobierno en materia socio económica y laboral. No está formado por líderes de la oposición pero sí están sentados allí los expertos en temas económicos y laborales que pone el gobierno.

Este Consejo cuenta con 61 miembros, eleva dictámenes, redacta una memoria del Estado, puede redactar proyectos de ley y proponer temas relacionados con la economía, temas fiscales, educación, relaciones laborales, empleo, salud, medio ambiente, vivienda, transporte y energía. También están allí representados los empresarios y sindicatos. Sus resoluciones de peso son enviadas al Parlamento y aunque no son vinculantes pero en su mayoría los casos son tomadas en cuenta.

En Holanda, el sistema «Polder» cuenta con alto prestigio y sus resoluciones deben ser avaladas por unanimidad. Allí confluyen empresarios, gremios, referentes del mundo académico y el órgano de estadísticas nacional. Las resoluciones del CES holandés tienen un fuerte peso político por lo que comúnmente se transforman en ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *