Categorías
Noticias Política

Manuel Terrádez: «Un 66% dice que las medidas de Milei lo van a afectar negativamente, pero hay esperanza»

El politólogo Manuel Terrádez analizó los motivos de que, a pesar de los efectos económicos negativos, todavía Milei conserve un gran apoyo social. «Esta tendencia parece estar anclada en la antigua polarización kirchnerismo-antikirchnerismo», explicó.

Su consultora MIDE  publicó una encuesta sobre la percepción que se tiene del gobierno de Milei en sus primeros 100 días. Con el nivel de negatividad que se observa en la respuesta de la mayoría de la sociedad, ¿es lícito suponer que podría haber un estallido social? ¿Cuál podría ser la reacción social a tanto ajuste y cuándo podría surgir? 

Hoy, pasados los 100 días del gobierno de Milei y con toda la novedad política que significa una fuerza política que en dos años pasó de tener tres diputados a gobernar un país, lo que observamos es que están muy polarizadas las opiniones. Una mitad apoya al gobierno y otra mitad lo rechaza. 

Es interesante analizar el por qué se da esta situación. Una variable que me gustaría introducir es que hay una gran desaprobación hacia lo que podemos denominar la política tradicional. Si no partimos de esa base de análisis, de esa angustia que han generado los sucesivos gobiernos con los que se ha  empeorado en términos educativos, sociales, económicos, y de integración social, no podemos entender el fenómeno Milei y porque conserva un importante apoyo de la sociedad.

Algo interesante es el apoyo transversal en términos de niveles socioeconómicos. Eso creo que es un dato novedoso. Siempre tuvimos un esquema en el cual los sectores bajos de la sociedad apoyaban a las formulaciones electorales del peronismo y desde las clases medias hacia arriba a lo que podemos denominar como el conjunto de fuerzas políticas del no peronismo. Milei tiene un apoyo transversal. 

Según nuestro estudio, un 66% dice que las medidas de Milei lo van a afectar negativamente, pero hay esperanza. Desde aquellos que dicen que van a tener que usar ahorros para cubrir sus gastos mensuales o gente que va a tener que pedir dinero, hasta aquellas personas que dicen que no voy a llegar a fin de mes. Es decir, dos tercios de la población dicen: estas medidas económicas me están afectando negativamente, sin embargo, la imagen presidencial obtiene aprobaciones mucho más altas, cercanas al 50%.

Otro dato interesante en su informe es que, ante la pregunta de cómo cree que irá la economía, la respuesta es “peor que ahora», sin embargo, la mayoría dice también que tiene esperanza. ¿Cómo lo explica usted?

Si uno analiza las emociones dominantes en la sociedad, lidera la esperanza con un 25%, seguido por la incertidumbre, con un 23%. También es verdad que las emociones negativas representan alrededor del 60% y las positivas un 40%. Pero es interesante ver la película previa a las elecciones de 2023. Nuestras mediciones señalaban un 75% de emociones negativas y las positivas sólo reunían el 25%. Entonces, las emociones positivas de la sociedad han mejorado con la llegada del nuevo Gobierno, aunque se da esta paradoja, ya que la moneda está en el aire. Tenemos que mirar con mucha atención cómo se va a desarrollar en los próximos meses.

En sí, la paradoja es que la sociedad está observando que las medidas económicas lo afectan negativamente y que tiene una visión de futuro más negativa que positiva, pero sin embargo apoya a las medidas económicas del Gobierno. Es decir, quizás una parte de la sociedad lo que está visualizando es este esfuerzo esta vez valdrá la pena, porque en un futuro esto nos va a permitir mejorar. Ahora bien, cuánto va a durar esto es la gran pregunta. 

Esta semana tuvimos un debate con el sociólogo Carlos de Angelis, quien conduce el Observatorio de Opinión Pública de la UBA y decía que mi ejemplo era anacrónico por el uso de las redes sociales. Yo pienso que, al observar las encuestas de aprobación presidencial en medio de una crisis económica se podía vincular con la idea de la politóloga Noelle-Neumann respecto al concepto de «carro del vencedor». Es que, a pesar de la magnitud de la crisis, las encuestas muestran una pérdida relativamente pequeña de aprobación. ¿Crees que esto se debe a que las personas reprimen sus opiniones para que coincidan con la mayoría o lo consideran políticamente correcto, y luego expresan esperanza por obligación más que por convicción genuina?

Es una posibilidad, pero creo que la clave para entender los niveles de aprobación del Gobierno radica en cómo se distribuyen esos apoyos según el voto en las elecciones generales de octubre de 2023 y cómo Milei construyó la mayoría en el balotaje.

Es decir, cuando cruzamos los datos de aprobación (que está divididos en 50%) con el voto de octubre, vemos que más del 90% de los votantes de Libertad Avanza, un 85% de los votantes de Juntos por el Cambio y la mitad de los que eligieron a Juan Schiareti, perciben que el país va en la dirección correcta. Esta tendencia parece estar anclada en la antigua polarización kirchnerismo-antikirchnerismo, lo que dificulta que los votantes cambien de opinión a corto plazo y mantiene la imagen del Gobierno hasta el momento. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *