Categorías
Noticias Sociedad

El nuevo beneficio que cada vez más empresas les dan a sus empleadas

Primero fueron las licencias extendidas por maternidad y paternidad. Después se sumaron el gimnasio, la cuota de la universidad, tarjetas de descuentos y hasta sesiones de masaje en la oficina. Las empresas buscan retener a sus talentos y en esa búsqueda ahora sumaron un nuevo beneficio: el congelamiento de óvulos.

Va en línea con una tendencia de la que ya se ha escrito ampliamentecada vez más mujeres congelan sus óvulos. Las razones son varias. Históricamente, la principal era dedicar tiempo a construir la carrera profesional y, en ese mientras tanto, postergar la maternidad. También hay casos de mujeres que deben pasar por un tratamiento oncológico y optan previamente por preservar su fertilidad. Pero, dicen especialistas en fertilización asistida, la causa que manda ahora es otra.

“Hace poco estaba dando una charla en un congreso en Chile. Termino de exponer y una médica que estaba sentada en el auditorio me dice ‘Doctor, usted está equivocado: las mujeres preservamos la fertilidad porque no hay hombres que quieran tener hijos con nosotras”, cuenta Fernando Neuspiller, director de WeFIV.

Ese centro de fertilidad realizó recientemente una encuesta: el 78% de las mujeres que congelan lo hacen por falta de una pareja, y sólo el 13% aduce motivos laborales.

Este contexto es el que hace que cada vez más empresas ayuden a sus empleadas a financiar los tratamientos. “Hace varios años que la compañía viene acompañando a sus empleados a desarrollarse, no solo profesionalmente sino en su vida integral. Dentro de los beneficios tenemos un pilar de familia que incluye la vitrificación de óvulos”, explican en Cervecería y Maltería Quilmes, donde les reintegran a sus colaboradoras el 70% del costo inicial del congelamiento y les dan 10 días de licencia paga cuando hacen la fertilización. En dos años, ya usaron el beneficio 15 mujeres.

Globant arrancó en enero de 2022 con el reintegro de los costos de congelamiento de óvulos y esperma y ya lo tomaron 41 personas. “Pensamos en hacer el proceso lo más fácil posible y además es confidencial y sin mínimo ni límite de edad. Sabemos que son caminos con mucha carga emocional”, admite María Belén Ibar, People Benefits manager de la compañía.

En Mercado Libre fueron pioneros nacionales y regionales en esta política hace seis años cubriendo también el 70% del costo. Sólo en 2023, más de 60 empleadas tomaron esta opción, el triple que en 2022. “Hace seis años, marcamos la pauta al ofrecer este beneficio distintivo para mujeres que deseen o necesiten extender su ciclo fértil. La adopción de esta práctica viene creciendo en toda la región y Argentina es el país con mayor cantidad de beneficiarias”, detalla Natalia Mileo, directora senior de People & Culture.

“Hay varias empresas que de alguna forma u otra dan apoyo. Existen modelos de acompañamiento con un importe económico que le permite a la paciente elegir dónde y cómo realizar el tratamiento. Otras directamente se acercan a nosotros buscando otorgar estos beneficios para sus empleados”, señala Liliana Blanco, directora de Procrearte y Maternity Bank.

En WeFIV coinciden en el incremento del interés empresarial y cuentan que están justo armando un convenio con un importante banco para ofrecer este beneficio. Y que ellos mismos les dan la posibilidad a sus empleadas de cubrirles el congelamiento de óvulos.

Hazel es una de ellas. Directora de Marketing, en su caso las razones de la decisión no calzan con las de la mayoría de las mujeres, sino con la que debería ser, según los especialistas, el motivo por el que una mujer decida congelar: hacerlo en el momento exacto para garantizar la mejor calidad de sus óvulos en caso de decidir luego hacer una fertilización in vitro.

Hoy tiene 40 años y congeló hace casi una década. “Trabajo en la clínica desde el 2013, y en el on boarding cuando ingresé aprendí mucho de los tratamientos y también de las causas de la infertilidad. Y una de las más comunes es que a partir de los 35 años la cantidad de ovocitos decrece notablemente. Yo estaba en pareja, pero no quería ser madre”, recuerda.Hazel asegura que congelar óvulos le dio poder de decisión sobre su maternidad. Foto Luciano Thieberger

En diciembre de ese año, su pareja recibió un diagnóstico de cáncer. El foco pasó a estar puesto en el tratamiento de Maximiliano, a quien Hazel instó a congelar muestras de semen. Esa decisión que ella venía madurando se aceleró y congeló 18 ovocitos.

El se recuperó, pero tuvo un segundo diagnóstico a fines de 2018 y falleció un año después. Las muestras de su marido se descartaron tras el fallecimiento. Pero ella sabe que si en algún momento quiere ser madre, tiene sus ovocitos. “Agradezco haber tomado esa decisión. Tomás rienda de tu fertilidad y realmente te da poder decisión sobre tu propia maternidad. Si quiero ser madre soltera en cinco o seis años, podré recurrir a un banco y hacer un tratamiento. La ciencia te da mucha opciones. Lo importante es tomar la decisión a tiempo”, alienta a otras mujeres.

El punto del tiempo lo retoma otro experto, Sergio Pasqualini, que con su centro Halitus tiene el récord Guinness de una fertilización exitosa con un óvulo congelado por 14 años.

“La evolución de las técnicas de vitrificación hizo que la sobrevida de los óvulos al descongelarse sea muy buena. Si congelás un buen óvulo y lo hacés como corresponde, las posibilidades son como si no lo hubieras congelado”, analiza sobre los avances de la ciencia. Pero lo que la ciencia aún no pudo cambiar es la fertilidad de la mujer.

“Hay mujeres que van a preservar sus óvulos y no calificarían como donantes. La edad es la limitante más importante: sería ideal que el congelamiento se haga antes de los 32 años”, explica.

El también coincide en que se sumaron razones para postergar la maternidad: el trabajo, la falta de pareja, el tener que seguir viviendo con los padres, el pensar en emigrar…El laboratorio de WeFIV. En este centro de fertilidad notaron un aumento del interés de las empresas en ofrecer la vitrificación a sus empleadas. Foto Luciano Thieberger

“Vemos en las consultas mujeres de 40 que nos dicen que nunca quisieron tener hijos, pero conocieron una pareja y eso cambió. Si querés dilatar la maternidad, congelá óvulos. Y si no querer tener hijos, también congelá. Es como un seguro de vida: es mejor tenerlo, pero no usarlo”, compara Pasqualini.

¿Cuánto cuesta un tratamiento? Los precios varían, pero se paga un monto por la extracción y luego un mantenimiento. Los costos rondan entre 1.500 y 2.000 dólares al realizar el procedimiento más unos entre 200 y 370 dólares anuales de mantenimiento, además la medicación. Una fertilización in vitro sale unos 3.000 dólares, más los medicamentos.

En los centros médicos señalan que la situación económica no impactó negativamente en la demanda. En Procrearte, por ejemplo, la preservación de la fertilidad tuvo un crecimiento del 30% entre 2022 y 2023. En 2019, casi 10 años después de fundado Maternity Bank, se realizaron 280 casos y en 2023 fueron 900: un promedio de más de dos por día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *