Categorías
Noticias Sociedad

Recaudaron más de 450 millones de pesos en la subasta de vehículos que fueron incautados a bandas narco

Un Mercedes Benz A45 modelo 2017, que tenía un precio base de $15.000.000 y que fue adjudicado en $44.000.000, fue la “joya narco” que más interés generó entre los 4500 interesados que se anotaron en la subasta que realizó el gobierno de Santa Fe, en el salón Metropolitano, dentro del predio de un shopping. El lugar elegido no fue casual, porque se intentó mostrar que los bienes secuestrados pueden transformarse en un activo del Estado.

La recaudación, según cálculos oficiales, fue de 451 millones de pesos, que quedarán para el gobierno provincial. Se vendieron al mejor postor 21 autos, 6 pick up, 12 motos y un automóvil de colección, que tenían un precio base de entre un 40 y un 60 por ciento menos que en el mercado.

El gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, que estuvo presente en la subasta, manifestó a los medios que en la provincia van “a meter presos a quienes no dejan vivir en paz y vamos a rematar sus bienes”. Agregó que “esta subasta es una política pública, que nunca se debió dejar de llevar a cabo” y recordó que “surgió de una ley que tiene la provincia de Santa Fe, la única de Argentina, que apunta a golpear en el corazón de las organizaciones criminales, en lo que más les duele: en los bienes y en el dinero, para quebrar así las posibilidades que tienen de seguir cometiendo delitos”.

Se anotaron 4500 interesados en participar de la subasta

En la previa de la subasta surgió un hecho insólito, que terminó con un hombre demorado en una comisaría. Durante la mañana, un Carlos R. se presentó en el salón Metropolitano para advertir que era el antiguo dueño de una moto que se iba a rematar. Llamó la atención porque los bienes a subastar provenían de secuestros en causas de la justicia provincial, que tienen relación con el narcotráfico.

Dijo que su intención era venderle la llave de la moto al eventual comprador. La Honda CBR 600 iba a ser subastada sin llave, como aclaraba el folleto de la subasta. La presencia de este hombre despertó la sospecha de la policía, por lo que terminó demorado en la comisaría 9º y ahora está siendo investigado por la Fiscalía de Rosario.

A los vehículos que se remataron se les cambió el dominio para que no terminen asociados a las organizaciones criminales a las que les fueron quitados, y para brindar seguridad a las personas que se interesaron en adquirirlos.

En este caso la subasta fue un éxito por la cantidad de dinero recaudado. El año pasado hubo problemas en los remates que se hicieron, sobre todo con una lujosa casa en country de Funes San Marino, que perteneció al capo narco Esteban Alvarado, condenado a prisión perpetua. En esa mansión vivía la ex esposa de Alvarado, Rosa Capuano, quien el año pasado fue condenada a tres años de prisión por lavado de activos y al pago de una multa de 51.000.000 de pesos, para lo que ofreció la mansión del country y otros bienes. En la subasta que se hizo en junio del año pasado un pariente de Alvarado fue quien ofreció más dinero por la casa y luego se tuvo que anular el remate, cuando se descubrió que el allegado al narco era quien había pujado por la mansión de más de 500 metros cuadrados.

“Además de meter presos a quienes no nos dejan vivir tranquilos y en paz, sepan que el Estado les va a incautar y rematar los bienes adquiridos, productos de negocios ilícitos, y con esa plata vamos a resarcir a las víctimas y donar a instituciones de bien público para contener a los sectores más vulnerables de la sociedad”, dijo Pullaro antes de que comenzara el remate.

El gobernador Maximiliano Pullaro estuvo presente en la subasta

La presentación de la subasta en el salón Metropolitano estuvo a cargo del secretario de Gestión de Registros Provinciales, Matías Figueroa Escauriza, quien destacó la importancia “como gobierno provincial, de estar realizando la subasta de bienes del delito”.

“No solamente estamos subastando en un hecho público a través de martilleros, bienes, rodados, sino lo que se está haciendo en el trasfondo de esta subasta pública, es debilitar a las organizaciones criminales en su poder económico para que dejen de operar en diferentes territorios de la provincia de Santa Fe”, precisó.

Para la realización de la subasta se firmó un convenio con los Colegios de Martilleros de Santa Fe. Los profesionales, que fueron sorteados esta semana, prestaron colaboración con el desarrollo de los remates de los bienes decomisados a diferentes organizaciones criminales. En total se habían inscrito 147 martilleros de la primera circunscripción y 137 de la segunda. Se seleccionaron ocho titulares y cinco suplentes de cada una.

¿Qué se hace con el dinero reunido a partir de los remates de los bienes incautados a las bandas delictivas? Según Figueroa Scauriza, esos fondos tienen tres fines: “Una parte va para que el Estado no invierta en administrar estos bienes, un segundo remanente es para víctimas que hayan sufrido una estafa, es decir, se les devuelve un dinero, y un tercer uso está destinado a las políticas sociales, para escuelas, centros de salud y hogares de adopción”.

Ese funcionario explicó que, además, “muchos autos se usan para el Ministerio de Seguridad para tareas (ploteados) y también para hacer inteligencia (no identificados). Ya hemos aportado unos 25 autos a la flota. También se destinaron para la inundación del norte provincial”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *