Categorías
Noticias Política

Aerolíneas Argentinas: las condiciones laborales que Milei quiere imponer a pilotos y tripulaciones

La desregulación del transporte aerocomercial de pasajeros y el ajuste en las condiciones laborales que la administración de Javier Milei quiere llevar adelante en Aerolíneas Argentinas volvieron a encender las luces de alerta entre los principales gremios del sector que ya vislumbran una nueva instancia de conflictos con el Gobierno si el Congreso termina aprobando la Ley Ómnibus.

Mientras siguen haciendo ruido los cuestionamientos sindicales al acuerdo que las autoridades de Transporte firmaron la semana pasada con Chile para avanzar hacia una política de «cielos abiertos»; la conducción de Aerolíneas, encabezada por Fabián Lombardo, salió a agitar nuevamente las aguas al poner sobre el tapete el listado de las principales modificaciones laborales que prevé implementar y que afectarían mayoritariamente a los pilotos, tripulantes y supervisores de seguridad.

Con el fin de seguir recortando los gastos de funcionamiento y el déficit operativo, la «reconfiguración» de las condiciones y beneficios laborales que impulsa la empresa contempla 8 puntos que fueron anticipados por Lombardo en las primeras reuniones sobre el tema que mantuvo con las cúpulas directivas de APLA (Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas) y UPSA (Unión del Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales).

s

El «paquete de cambios» en los convenios colectivos de trabajo (CCT) abarca las siguientes aristas:

  • La eliminación de todos los ítems salariales específicos que están garantizados para transformarlos en pagos por productividad.  En este esquema entrarían las remuneraciones de horas garantizadas por día de actividad y las guardias no activadas.
  • Para los pasajes vacacionales de comandantes y pilotos se reduce el plazo de solicitud a 15 días de antelación. Quedarán confirmados en clase Turista los del grupo familiar y solo se permitirá un «upgrade» para el titular y su pareja.
  • Se elimina el asiento de descanso en clase Ejecutiva que establece el CCT para las tripulaciones de vuelos internacionales.
  • En vuelos integrados por tripulaciones de tres o más pilotos, se reservará un asiento de descanso por cada piloto de refuerzo en clase ejecutiva/ business o equivalente y, en caso de no contar con éstas, será en clase única.
  • Se cancelan los servicios de traslados en remises para pilotos, tripulantes de cabinas y supervisores cuando expire el contrato vigente con el actual proveedor.
  • Dejará de abonarse a los pilotos que se jubilan la gratificación extraordinaria que equivale al pago de 10 sueldos brutos.
  • Se podrán reubicar los pilotos en distintos aviones según las necesidades de las empresas. Los afectados a vuelos internacionales pasarán a prestar servicios en rutas de cabotaje en caso de reducción de la flota de fuselaje ancho.
  • Quedan sin efecto todos los mandatos e instrucciones gremiales que afecten las condiciones operativas en detrimento del CCT y la normativa vigente.

s

Una vez que concluya la ronda de reuniones con el resto de los gremios, la intención de Lombardo es poder alcanzar acuerdos con todos los sectores para llevar a la práctica los cambios a partir del segundo semestre. De otro lado del ring, los dirigentes sindicales ya avisaron que, en el momento en que los llamen a negociar de manera oficial, saldrán a defender las condiciones de trabajo y a resistir un posible vaciamiento de la empresa.

Desde que fue confirmado en el cargo a fines de 2023, el presidente de Aerolíneas comenzó a aplicar una serie de medidas de ajuste que consistieron en la cancelación y recorte de rutas internacionales (La Habana y Nueva York), el achicamiento de personal con retiros voluntarios y acuerdos prejubilatorios, la eliminación del trabajo domiciliario que tenían varios empleados desde la pandemia y la reducción de oficinas comerciales en el exterior.

Previo a  asumir el manejo de la empresa, Lombardo había estado al frente de la Dirección Comercial, Planeamiento y Gestión de Rutas en la anterior gestión del camporista Pablo Ceriani.

La semana pasada, casi al mismo tiempo en que se anunció una reducción del 18% en la cantidad de vuelos internos programados para mayo por razones estacionales, Lombardo salió a advertirles a los empleados que «la realidad inobjetable es que la empresa no logró resolver sus problemas estructurales y sostiene, desde hace más de una década, un déficit operativo profundo».

Por medio de una carta enviada al personal, Lombardo alertó que «en un contexto en el que muchos argentinos están haciendo un gran esfuerzo por salir adelante, cada centavo que se aporta desde el Estado va a ser cuestionado. Esto nos obligará a todos, y a mí en particular, a tomar decisiones difíciles. Puede que no estén de acuerdo con muchas de ellas, pero quiero asegurarles que las voy a tomar con el peso de la responsabilidad que cada una implique».

Según explicó el timonel de Aerolíneas, el objetivo trazado para este año es reducir en un 50% el déficit operativo actual para que quede unos escalones abajo de la menor pérdida de los últimos 10 años que en 2017 le había demandado al Estado tener que aportar una asistencia económica de u$s157 millones.

Más allá de confirmar que seguirá adelante con las medidas de ajuste y recorte de gastos, Lombardo resaltó que «estamos compitiendo con compañías de primer nivel y lo estamos haciendo muy bien con un gran aporte al desarrollo económico y a la conectividad de nuestro territorio». Como aliciente para los empleados, vaticinó que se viene «una temporada invernal récord, con una oferta de asientos histórica que priorizará las rutas que más beneficios nos traen».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *