Categorías
Noticias Sociedad

 Preso intentó que le reduzcan la condena con cursos truchos: le imputaron otro delito

El artículo 140 de la Ley 24.660 de Ejecución de la Pena Privativa de la Libertad establece la posibilidad de reducir las condenas de aquellos internos «que completen y aprueben satisfactoriamente total o parcialmente sus estudios primarios, secundarios, terciarios, universitarios, de posgrado». Estudiar en la prisión redunda en beneficios. Pero, como en todo, hecha la ley, hecha la trampa.

Cada una de estas formaciones o cursos permiten al detenido reducir entre uno y tres meses su tiempo tras las rejas, permitiéndole ahorrarse hasta veinte meses de una condena. Quizá fue esto lo que motivó a un preso de Trelew a presentar como propios un listado de certificados falsos de los que algunos, incluso, pertenecían a Diego Correa, ex secretario del fallecido exgobernador de Chubut, Mario Das Neves, quien fue condenado por asociación ilícita en una causa por corrupción.

Al plantear el pedido de reducción, el abogado defensor del preso -cuya identidad no trascendió- había solicitado que se disminuyera en 16 meses la condena de su defendido, debido a los cursos de formación que había realizado.

Sin embargo, una rápida comprobación permitió verificar la falsedad de los certificados: algunos, eran de fechas previas a la condena. Otros, tenían códigos QR que indicaban que el verdadero alumno era otro. Entre esos, se detectaron algunos diplomas que pertenecían a Correa.

Tal situación ameritó no sólo que se le revoque el pedido de reducción de pena sino que, además, la Fiscalía tomó conocimiento del nuevo delito e iniciará las acciones correspondientes por haber utilizado un documento apócrifo en una audiencia judicial.

La noticia fue confirmada por Gladys Olavarría, abogada querellante que participó de la audiencia. Según la letrada, «es la primera vez que pasa» una situación de estas características.

Olavarría planteó además que «se avizoraba la posibilidad que estos certificados no sean reales», y que las sospechas se dieron además porque en la audiencia en la que se dictó la sentencia se expuso que el condenado no había realizado ningún tipo de curso o actividad formativa.

Según la abogada, los certificados «eran anteriores o contemporáneos al 25 de noviembre de 2022», fecha en la que se dictó sentencia. La querellante reveló en declaraciones radiales a FM El Chubut el condenado «dijo haber cursado 630 horas por 4 cursos -y- los cursos de la Universidad de Córdoba parecían reales, aunque avizorábamos que eran apócrifos».

La reducción de penas prevista en el Art. 140 probablemente fue también un gran incentivo para Diego Correa, ex secretario de Mario Das Neves, cuando decidió anotarse en un insólito listado de cursos que luego utilizó como justificativo para pedir la reducción de su sentencia.

Capacitaciones sobre género, turismo, mecánica del automotor, instalación de termotanques solares sustentables, una diplomatura en Psicopedagogía, otra en Gestión y Organización de Eventos y hasta la observación de aves silvestres -sí, en la cárcel-, fueron algunas de las especializaciones que el ex funcionario chubutense presentó como motivo para acortar su pena.

Algunas de esas certificaciones, las tomó prestadas el preso que intentó truchar el beneficio para sí mismo. Del mismo, trascendió que cumplía una condena por abuso sexual y que tramitaba su pena ante el juez Gustavo Castro, que descubrió la treta y negó el beneficio.

Correa había sido secretario privado y exsubsecretario de Unidad Gobernador y estaba detenido desde el 7 de marzo de 2018 acusado de asociación ilícita, defraudación a la administración pública, lavado de activos y enriquecimiento ilícito.

Diego Correa, el exsecretario de Mario Das Neves, cuando fue condenado por corrupción.

La pena que debía purgar el ex funcionario era de 10 años de prisión, pero gracias a su «formación» intramuros, en marzo de 2023 accedió a la libertad condicional. Al momento de otorgarle la salida de la cárcel, una de las voces opositoras fue la del fiscal Omar Rodríguez, quien se opuso a la decisión de que se le reduzca la condena, por considerar que los cursos “no deben hacerse solo para descontar penas, porque se corre el riesgo de que se desnaturalice este sistema de beneficios».

Aunque desde la fiscalía plantearon que únicamente cinco de los 37 cursos aportados deberían ser computados para la reducción de la pena, su planteo fue rechazado y se le reconoció la totalidad de las asignaturas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *